Jaime G.

Las luchas e inquietudes que rodean a la cuestión de la maternidad han adquirido un protagonismo singular en muchos de los estrenos del año 2020

Estrenos Cine 2020 | StyleFeelFree
Imágenes de Estrenos del año 2020 | Cine Maternidad | StyleFeelFree

Espíritu reivindicativo, un férreo vínculo con la actualidad y la habilidad para explorar la complejidad de la figura materna. Estas son las grandes virtudes que comparten algunos de los filmes más cautivadores que este año han hecho su paso por la cartelera nacional. Ninguna pretende ser una película estrictamente acerca de la maternidad, pero en su integridad abordan el asunto desde una solemnidad destacable. Cada cineasta lo hace en sus propios términos, en ocasiones desde la ficción y otras desde fuera de esta. Cada historia es única, profundamente introspectiva y a menudo personal, pero a la vez presenta unos enormes ecos de universalidad. En su conexión con la realidad social, un tema tan inmenso y puro se ve reducido a su expresión más desconsolada. No cabe duda de que limitarse a contar únicamente lo bello de ser madre significa, inevitablemente, ignorar todo lo demás.

Estos metrajes se detienen a contemplar las sombras de lo que implica traer descendencia a este mundo adverso. Enfrentada a esta cuestión se encuentra Lena, la protagonista de Sole, película debut del italiano Carlo Sironi y uno de los grandes descubrimientos del año. Armado con un estilo sobrio a la par que eficaz, Sironi pone de relieve y denuncia astutamente la raíz material del problema. Frente a la ferocidad con la que el capitalismo condena a la precariedad, el amor maternal es incapaz de florecer. En su lugar, el sistema alcanza un nuevo grado de violencia y ofrece la gestación subrogada como remedio a su propia enfermedad. Baby, la última producción de Juanma Bajo Ulloa se separa radicalmente del realismo —aunque sin abandonar la crudeza— para abordar esta polémica. Sole y Baby parten de planteamientos completamente distanciados, pero miran con ojo crítico a un mismo punto.

El acto de bucear en la maternidad implica atacar un amplio espectro de realidades. Relatar los claroscuros de la figura materna es encontrarse con las múltiples contiendas que libra simultáneamente la mujer. Una opresión que se acrecienta cuando intervienen las cuestiones de clase, de etnia o de identidad. Aspectos en los que indagan directoras como la mexicana Fernanda Valadez en su filme Sin señas particulares o la kosovar Lendita Zeqiraj con Aga’s House. Ambas ponen el foco en mujeres desamparadas, forzadas a hacer frente a las fatalidades que les rodean por cuenta propia. Dos películas desgarradoras que triunfan al dar cuenta de todo el dolor al que es capaz de enfrentarse una madre. Pues no parece haber límites cuando se trata de evitar que un hijo sienta ese mismo pesar.

La maternidad en primera persona

Los relatos acerca de la maternidad también han encontrado su lugar más allá de la ficción. El medio documental nos ha recordado este año su valor como medio canalizador de experiencias vitales y como altavoz para concienciar sobre grandes injusticias. Estas historias adquieren una relevancia especial al ser narradas por sus propias protagonistas, entregando al espectador una dosis de realidad sin filtro alguno. Mención ineludible a Para Sama, documental en el que vemos a Waad al-Kateab como directora, reportera y madre primeriza de una niña nacida en medio de la Primavera Árabe. Por otra parte, la narración en primera persona y la intimidad suelen ir de la mano, tal y como demuestran Heidi Hassan y Patricia Pérez. Cámara en mano, en A Media Voz, documentan su odisea como migrantes de la diáspora cubana junto a su deseo compartido de convertirse en madres.
 

Consulta los ESTRENOS DE LA CARTELERA DE CINE DEL 2020 con valoraciones de películas