Jaime G.
Conecta
Últimas entradas de Jaime G. (ver todo)

La directora siria Waad al-Kateab dedica al mundo ‘Para Sama’, su vivencia en absoluta primera persona de la Batalla de Alepo

Para Sama | StyleFeelFree

Imagen de Para Sama | StyleFeelFree

Waad al-Kateab es una joven estudiante en la Universidad de Alepo cuando estalla la Primavera Árabe. Es entonces que se arma con su cámara y comienza a documentar el levantamiento popular contra el gobierno de Bashar al-Asad. El resultado de lo que captura en vídeo durante los siguientes cinco años es un viaje a lo más profundo de una de las mayores crisis humanitarias de la historia reciente, no en forma del habitual reportaje informativo, sino visto a través de los ojos de una madre. Waad dedica su documental a su hija Sama, a quien vemos nacer en medio de los bombardeos y que nos recuerda que, incluso rodeados del horror de la muerte, hay lugar para nueva vida.

La película, realizada en colaboración con el cineasta inglés Edward Watts, constituye una declaración a favor de la humanidad. Éste no es un retrato bélico convencional: no hay grandes ejércitos, tampoco campos de batalla ni planos de estrategias militares. Las únicas armas que se muestran son los misiles que caen del cielo e impactan contra los sacos de arena. Los mismos que refuerzan paredes como las del hospital donde se refugia la directora junto a su marido Hamza y otros cientos de civiles que se debaten diariamente entre la vida y la muerte.

La mirada de Waad como cineasta es también la de una madre, la de una superviviente y la de una reportera sin precedentes que irradia determinación en cada uno de sus fotogramas. La clave de todo se encuentra en cómo el sueño —el milagro del nacimiento de Sama o los mantos de nieve cubriendo las ruinas de Alepo— y la pesadilla —una madre que carga con el cuerpo muerto de su hijo—, están sumamente presentes en partes iguales a lo largo de todo el metraje, pero en ningún momento se advierten como recursos efectistas.

Por otra parte, Waad al-Kateab, en su condición de superviviente al conflicto y a la cabeza de un proyecto cinematográfico de tal alcance como éste, decide no ahondar demasiado en el contexto acerca de la compleja situación política en Siria. A pesar de evidenciar sin tapujos el sufrimiento y la pérdida de vidas reales, todo el potencial de Para Sama como plataforma amplificadora y constructiva se siente desaprovechado y limitado a un apunte simplista. Sin la intención de desestimar el mensaje de la película, el reduccionismo del que se ve rodeado, corre el riesgo de convertirse en un arma de doble filo y desinformar al espectador.
 

Consulta los ESTRENOS DE LA CARTELERA DE CINE DEL 2020 con valoraciones de películas