Rosana G. Alonso
Conecta

El realizador australiano Warwick Thornton transforma el género western, en ‘Sweet Country’, para situarlo desde la perspectiva aborigen

Sweet Country  | StyleFeelFree
Fotograma de Sweet Country | StyleFeelFree

Estamos acostumbrados a que el género de western clásico esté dominado por la versión estadounidense, empeñada en hacer creer al espectador que los vaqueros eran generalmente, y sin matices, los protagonistas benefactores o intrépidos, mientras los indios eran los secundarios pérfidos o salvajes del relato. A esta versión de los hechos se han impuesto pocas excepciones. Y la mayoría de las cintas que han buscado otra perspectiva, han encontrado en Europa un lugar mejor para llevar a cabo películas como El bueno, el feo y el malo (1966) del italiano Sergio Leone, rodada entre Almería y Burgos. Localizaciones para presupuestos más modestos a partir de los cuales evitar la condescendencia hacia el prisma del Hollywood dorado, que se ha deleitado en el imaginario del género, encontrando en Arizona y Utah sus míticos paisajes rocosos de tonos rojizos propios de ya legendarios filmes como La diligencia (1939) y Centauros del desierto (1956) de John Ford, Johnny Guitar (1954) de Nicholas Ray, Río Bravo (1959) de Howards Hawks o Dos hombres y un destino (1969) de George Roy Hill.

Sweet Country del australiano Warwick Thornton que ganó la Caméra d’Or en el Festival de Cannes en 2009 con Samson & Delilah busca, justamente, trastocar los estereotipos vinculados al western. El realizador de origen indígena, como lo es también el guionista de esta cinta, David Tranter, encuentra un lugar propio para el western desde el que acercarse a un itinerario íntimo que refleja la crónica real de un aborigen, Wilaberta Jack, que en la década de 1920 fue arrestado y juzgado por el asesinato de un hombre blanco en Australia Central. La historia en la que se reconocen guionista y realizador, podría ser la historia de cualquier indígena australiano. Por entonces existía la ley Native Affairs Act por la que los indios australianos, después de habérseles arrebatado sus tierras, estaban obligados a trabajar gratis por un plato de comida. Esto se aprecia reflejado en Sweet Country, la película que revierte el género del western entrando en otros géneros como el drama histórico y el thriller de persecuciones, para tratar de acercarse a la verdad o al menos buscar otra óptica desde la que encararla. Una realidad de enorme carga épica que nos invita a descubrir esplendorosos paisajes en la cordillera MacDonnell, ajustándose también a una acertada composición y un vestuario logrado que nos trasporta a un espacio polvoriento donde el racismo campa a sus anchas. Quizás el ritmo sea un poco lento, los personajes ciertamente parcos, y el juicio final acaba resultando un poco simplista, pero la perspectiva de Thornton merece un alto en el camino para reflexionar sobre la colonización y sus estragos. Así como sobre el poder de la simplificación que barre todo lo superfluo para centrarse en lo imprescindible. Usando las mismas armas del western, es posible subvertir sus condicionantes.
 

Tráiler de Sweet Country | StyleFeelFree Youtube

 

SINOPSIS
1929, Australia. Sam y su familia, aborígenes australianos, trabajan para un predicador en el interior del Territorio Norte. Su vida transcurre con cierta tranquilidad a pesar de estar sometidos a leyes injustas que los humillan a la esclavitud. Todo se trastoca cuando inesperadamente Harry, un perturbado veterano de guerra, llega a la finca del predicador solicitándole la ayuda de sus trabajadores para rehabilitar su rancho. Cuando estos obedientemente se van a trabajar para el nuevo amo, no imaginan que está a punto de ocurrir un episodio dramático que les obligará a huir través del desierto, perseguidos por el Sargento de la policía local y su cuadrilla.
FICHA TÉCNICA
Título original: Sweet Country
Duración: 113 minutos
Dirección: Warwick Thornton
Guion: David Tranter, Steven McGregor
Fotografía: Warwick Thornton
Diseño de producción: Tony Cronin
Vestuario: Heather Wallace
Música / banda sonora:
Montaje: Nick Meyers
Reparto: Bryan Brown, Hamilton Morris, Thomas M. Wright, Ewen Leslie, Gibson John, Natassia Gorey-Furber, Matt Day, Anni Finsterer, Tremayne Doolan y Trevon Doolan
Distribuidora en España: Wanda Visión
Fecha de estreno en España: 25 de mayo de 2018
FESTIVALES Y PREMIOS
Nominaciones:
Camerimage (2017): Nominada al Golden Frog de la Competición Principal
Göteborg Film Festival (2018): Nominada al Dragon Award de la Competición Internacional
London Film Festival (2017): Nominada a Mejor Película
Festival Internacional de Valladolid (2017): Nominada a Mejor Película
Festival de Cine de Venecia (2017): Nominada al León de Oro a Mejor Película
Premios:
Asia Pacific Screen Awards (2017): Premio a Mejor Película
Toronto Internacional Film Festival (2017): Premio Platform a Warwick Thornton
Festival de Cine de Venecia (2017): Premio Especial del Jurado
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2018 con valoraciones de películas