Rosana G. Alonso
Conecta
Últimas entradas de Rosana G. Alonso (ver todo)

La muestra ‘Derecho a revés’  de Roberto Barni vuelve a replantear en la galería Marlborough de Madrid cuestiones en torno al individuo mostrando tanto escultura como obra sobre papel del artista italiano

Roberto Barni | StyleFeelFree
Obra: Capogiri d’oro, 2015 de © Roberto Barni, cortesía de galería Marlborough | StyleFeelFree

¿Qué es el individuo? Formalmente si atendemos a la obra del artista italiano Roberto Barni (Pistoia, 1939) no se aprecian rasgos particularmente complejos en la concepción humana. Lo trascendente en las esculturas y obras en papel de Barni, según se puede apreciar en la galería Marlborough de Madrid que actualmente exhibe su obra, no parece estar tanto en la forma como en su disposición. Por ello, las relaciones simbólicas que se derivan de sus composiciones situacionales donde intervienen figuras anónimas, anticipan relatos sobre una esencia humana inmaterial. En la obra del italiano sus esculturas tienen un acusado parentesco formal con el hieratismo egipcio, la escultura románica e incluso el manierismo italiano representando la forma con cierto artificio. Asimismo sin ir tan lejos en el tiempo, es fácil observar cierta similitud con los rostros anónimos de De Chirico o Malévich. El hombre en su dimensión existencial desde una magnitud general, no precisa de detalles sino de situaciones que expliquen su esencia anímica. Es en este campo de lo humano donde las figuras de Roberto Barni se encuentran con personajes de la literatura de  Kafka o de Becket. O donde es posible imaginar el mito de Sísifo que proponía Camus, así como suponer al Bartleby  de Herman Melville.

En sus esculturas en bronce Roberto Barni trabaja sobre la figura masculina pero siempre desde un carácter anónimo para incidir en la fragilidad humana de formas que contrariamente, parecen sobrellevar una pesada carga de indestructibilidad. Para ello Barni recurre a inquietantes y enigmáticas situaciones. El individuo de pie o curvado. A veces tirado, la cabeza vuelta del revés o formando pirámides o imposibles equilibrios como en Gambe in spalla. Todos ellos son modos de representación en ocasiones descomunales como en Apollo  [una escultura de dos metros], de una individualidad que podría ser la del propio artista, pero que desde el conjunto se vuelve social y se hace destino desde lo identitario. Explicaciones que como reconocía Oliver Kaeppelin en 2013 hacen que la obra de Barni sea atemporal al formular que “sean cuales sean los signos vestimentarios sus personajes podrían ser reconocidos por un sujeto de cualquier época. Sus gestos son sencillos, andan, tienden la mano, se mantienen en equilibrio… pero siempre están puestos por Barni en situaciones que les quita todo carácter realista, a beneficio de dimensiones épicas, lúdicas y dudas metafísicas”.

No solo esculturalmente, también sobre el papel Barni somete a sus figuras a impactantes composiciones que recuerdan a la pintura esquemática y primitiva. Realizadas en un vigoroso rojo, las siluetas se recortan sobre un fondo blanco  resultando caóticas a simple vista, si bien encuentran su orden al plasmarse en lo escultórico conformando universos que encuentran su explicación en el milagro de una vida que sigue deviniendo a pesar de sus complejidades. Al igual que en Giacometti, las obras de Barni también avanzan, paso a paso. Pero en el artista italiano, a pesar de las inestabilidades intrínsecas a un ser que gravita, la estabilidad es propulsada por el conjunto. Son los otros los que nos sujetan. O bien, si uno cae, arrastra al conjunto que le acecha.

DATOS DE INTERÉS
Título: Derecho a revés
Artista: Roberto Barni
Lugar: galería Marlborough (Orfila, 5. Madrid)
Fechas: 31 de marzo de 2016 – 7 de mayo de 2016
Entrada: entrada libre