Hauser & Wirth expone por primera vez en Los Ángeles la pintura de Günther Förg, un artista que partió de la abstracción, el expresionismo y el arte moderno solo para subvertirlo

Günther Förg | Hauser & Wirth | StyleFeelFree
Obra: Untitled, 1995 de Günter Förg | © 2021 Estate Günter Förg | Foto: Bernhard Strauss | StyleFeelFree

Bajo el título Appearance, la sede de Los Ángeles de la galería Hauser & Wirth presenta el trabajo de Günther Förg (Alemania, 1952-2013). Una presentación centrada en sus pinturas de cuadrícula o Gitterbilder que viene a representar el alcance y la evolución de estas. Por primera vez en la emblemática ciudad californiana, la exposición analiza la obra de uno de los artistas alemanes más notables de la posguerra. El resultado es una conversación formal que pone de manifiesto las raíces históricas de la obra del artista. Además celebra el enfoque de la misma, distintiva, sensual y centrada en la abstracción gestual. Una abstracción que está íntimamente relacionada con el expresionismo y el arte moderno en general, pero de manera subversiva. Esto es, sin reproducir exactamente las actitudes y técnicas de los artistas que impulsaron tales movimientos, sino situándose a una distancia crítica de ellos.

La obra de Günther Förg es difícil de clasificar, ya sea por su carácter multidisciplinar o por su reapropiación de referentes artísticos históricos y canónicos. Abarcando la pintura, el dibujo, la escultura o la fotografía, reimagina las obras de autores como Newman, Mark Rothko, Cy Twombly o Edvard Munch. El interés por este último le llegó a finales de la década de 1980. Sin embargo, fue el contacto con el especialista noruego en la obra del mismo, Per Bjarne Boym, lo que reavivó su pasión, en 1990. A raíz de dicho encuentro, Förg empezó sus Gitterbilder. No fue el tratamiento de las figuras que hacía Munch lo que le cautivó. En lugar de ello, se centró en los elementos no figurados y su uso del color. Por ejemplo, al comparar la obra de 1907, La Muerte de Marat del noruego con sus obras se aprecia una correspondencia entre ellos.

Una pintura en constante evolución

Para 1994, las Pinturas de Cuadrícula hicieron que se diera cuenta de la necesidad de evolucionar en el arte. Günther Förg no quiso quedarse estancado en producciones anteriores y llevó su práctica pictórica al siguiente nivel. De esta manera, en 1995, nace Untitled, su obra más grande. Esta pieza ocupa una posición central en la muestra, caracterizando esa correspondencia con Munch y su desafío a las técnicas y principios modernistas. Este proyecto también recuerda al trabajo de otros autores, a la pintura de líneas orgánicas de Brice Marden y al vocabulario gestual de Twombly. Aunque, una vez más, la intención de Förg no es producir una experiencia trascendente y sublime, como hacían estos. Más bien, hacer hincapié en las propiedades físicas, táctiles y sensuales del medio, creando una superficie cruda e intencionadamente adulterada.

Años más tarde, se desprende de la influencia de estos autores y, ya en 2007, llega a una segunda obra también titulada Untitled. En este caso, su voluntad es explorar una idea en lugar de manifestarla. Así, las últimas Pinturas de Cuadrícula se transforman en Spot Paintings. En estas obras ubica las cuadrículas sobre fondos más claros, una técnica que se convertiría en la base de la última serie del artista. El enfoque de Günther Förg que, de manera intencional, cruza disciplinas para desafiar los límites entre ellas, caracteriza la exposición. Las obras bidimensionales que recoge Appearance simbolizan su evolución, aludiendo a estructuras y espacios que escapan del plano de la imagen.
 

DATOS DE INTERÉS
Título: Appearance
Artista: Günther Förg
Lugar: Hauser & Wirth, Los Ángeles
Fechas: del 14 de septiembre de 2021 al 09 de enero de 2022
Dirección y Horarios: consultar
Últimas entradas de SFF Magazine (ver todo)