El Guggenheim de Nueva York cuenta la historia de ‘Mural’, la obra más grande de Jackson Pollock, que se exhibe por primera vez en Nueva York en más de 20 años

Jackson Pollock | Mural | Museo Guggenheim | StyleFeelFree
Obra: Mural, 1943 de Jackson Pollock | © 2020 The Pollock-Krasner Foundation/Artists Rights Society (ARS), New York | StyleFeelFree

Mural (1943) tiene alrededor de 6 metros de ancho y más de 2 metros de alto. Es la obra de Jackson Pollock (Wyoming, 1912-Nueva York, 1956) más conocida y hace más de 20 años que no era exhibida en Nueva York. Ahora, el Museo Guggenheim, en su sede de la Quinta Avenida, le rinde tributo. Lo hace con Away from the Easel: Jackson Pollock’s Mural, una exposición que está acompañada de otra que explora el legado de Mural. Se trata de Knotted, Torn, Scattered: Sculpture after Abstract Expressionism. Este recorrido presenta obras escultóricas de las décadas de 1960 y 1970, de seis artistas más jóvenes que Pollock. Sus nombres son Lynda Benglis, Maren Hassinger, Robert Morris, Senga Nengudi, Richard Serra y Tony Smith. Todos ellos encontraron en la obra de Jackson Pollock el impulso para experimentar con nuevas técnicas creativas en el espacio tridimensional.

La historia tras Mural

Mural surgió como un encargo de Peggy Guggenheim para decorar su casa de Manhattan en el verano de 1943, durante una época de gran evolución del estilo artístico de Pollock. Esta pieza marcó un antes y un después en la vida artística del artista expresionista, muy conocido también como precursor del Action painting. Por otra parte, supuso un gran avance para él, marcando un año de transformación en su vida, ya que Peggy se convertiría en su mecenas. Fue precisamente el apoyo y confianza de esta mujer la que lo ayudó a conseguir una robusta carrera profesional. De hecho, tras el encargo de esta pintura, el artista tuvo su primera exposición individual en el Guggenheim. Durante esta época, además, Pollock comenzó a desafiar las nociones tradicionales de la pintura, combinando la técnica del caballete con la producción mural, al tiempo que experimentaba con la abstracción.

Una de las curiosidades de Mural es que para llevarla a cabo el artista incluso llegó a derribar una pared de su apartamento. Necesitaba espacio para trabajar en posición vertical. Como afirmó en 1950, en una entrevista que concedió a William Wright, “la dirección que la pintura está tomando aquí, está lejos del caballete, hacia una especie de pintura mural…”. Esta idea explica además el título de esta exposición, alrededor de una de las obras más destacables que ilustra el surgimiento del expresionismo abstracto.

Desmontando bulos alrededor de Mural

Cabe considerar que Mural forma parte de la colección del Museo de Arte Stanley de Iowa, desde que Guggenheim lo donase a la Universidad de Iowa. De vuelta a la actualidad, es destacable que la pintura ha sido objeto de un extenso proyecto de investigación iniciado en 2012. Tras este estudio está el Getty Conservation Institute y el J. Paul Getty Museum de Los Ángeles. Ambas instituciones han llegado a diversas conclusiones. Entre otras, se derrumba un bulo que circulaba alrededor de esta obra. Según señalan las últimas investigaciones, la obra no se llevó a cabo en una sola noche. Aunque ciertos elementos de la composición se establecieron en una explosión inicial de actividad, el trabajo final se completó durante un período prolongado de tiempo.
 

DATOS DE INTERÉS
Título: Away from the Easel: Jackson Pollock’s Mural
Artista: Jackson Pollock
Organización: Megan Fontanella
Lugar: Museo Guggenheim, 1071 Fifth Avenue, Nueva York (Thannhauser Gallery 4)
Fechas: hasta el 19 de septiembre de 2021
Horarios y tarifas: consultar
SFF Magazine