Jaime G.
Conecta

El premiado Oliver Laxe y ‘Karen’, la película de María Pérez Sanz, protagonizaron la gala de apertura de la décima edición del Festival Márgenes 2020

Karen | Festival Márgenes | StyleFeelFree

Imagen de Karen | Inauguración Festival Márgenes | StyleFeelFree

En la noche del miércoles 25 de noviembre, amigos y seguidores se congregaron en la Cineteca del Matadero de Madrid para la inauguración del Festival Márgenes 2020. Esta presente edición del Márgenes era muy especial porque se celebraban diez años de trayectoria apostando por el cine independiente iberoamericano. Tras una introducción y un repaso por las películas que participan este año, agrupadas en distintas secciones, llegó el momento de la entrega del Premio Especial Márgenes.

Este año el galardón fue para Oliver Laxe, al que el certamen premió por su talento como cineasta y su aportación al cine español. Laxe, que debutó con Todos vós sodes capitáns en 2010 —mismo año en el que nació este festival— no pudo recogerlo presencialmente. En su lugar, su hermano y productor de algunos de sus filmes, Felipe Lage, hizo los honores tras un vídeo de agradecimiento de Oliver. Desde su casa, el realizador franco-gallego expresó su entusiasmo y destacó la labor de Márgenes por «dignificar el oficio cinematográfico y el cine como expresión radicalmente artística».

A continuación, se procedió con el estreno en Madrid de Karen, el último largometraje de María Pérez Sanz. La película está inspirada en las cartas que le escribió a su familia la escritora danesa Karen Blixen durante su viaje a África. Una mirada alternativa a la vida de la autora conocida mundialmente por publicar Memorias de África en 1937 bajo el pseudónimo literario de Isak Dinesen.

Previa a su proyección, la propia directora, junto a parte de su equipo, abandonaron momentáneamente sus butacas para brevemente presentar el filme. Después, las luces se apagaron y el silencio de la sala tan solo se rompió una vez rodaron los créditos finales con un clamoroso aplauso. Para un pequeño coloquio con los espectadores, salieron al escenario María Pérez, la protagonista Christina Rosenvinge y el director de fotografía Ion De Sosa. En esta conversación, la cineasta rememoró como fue trabajar con sus compañeros para recrear, en el rodaje, los paisajes de Kenia en plena Extremadura. Tras veinte minutos de plática y de apuntes evocadores, dio por terminada la velada, aunque el Festival Márgenes 2020 tan solo ha hecho que comenzar.