El MET de Nueva York dedica una exposición al surrealismo que indaga en la expansión mundial del movimiento, analizándolo desde sus orígenes en la capital francesa

Antoine Mayo | Surrealismo en el Met | StyleFeelFree
Obra: Coups de bâtons, 1937 de Mayo © 2021 Artists Rights Society (ARS), New York / ADAGP, Paris | StyleFeelFree

Teléfonos que se transforman en langostas o diminutos trenes que salen de una chimenea son algunas de las imágenes que asociamos con el surrealismo. Esta idea revolucionaria, surgió en París alrededor de 1924 y daba forma al inconsciente y los sueños. El surrealismo generó obras poéticas e incluso humorísticas. Al mismo tiempo, se convirtió en un arma de lucha por la libertad política, social y personal, tomada por los artistas de todo el mundo. Con casi ocho décadas de trabajo producido en 45 países, la exposición Surrealism Beyond Borders ofrece una nueva evaluación de estas preocupaciones e intercambios colectivos. De igual manera, se solventan las distinciones históricas, nacionales y locales. Mediante las obras que se expondrán en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, se reformula la apreciación de este movimiento revolucionario y mundial.

Casi desde sus inicios, el surrealismo ha tenido un alcance internacional, pero el conocimiento del movimiento se ha formado principalmente a través de un enfoque eurocentrista. Esta muestra reconsidera el verdadero movimiento del surrealismo trazando las fronteras de la geografía y su cronología. Por ello, esta exploración del surrealismo en el Met se sumerge en las redes que abarcan desde Europa del Este al Caribe, de Asia al Norte de África y de Australia a América Latina. Esto se ve reflejado en las 14 galerías que conforman la exposición, y que exploran los intereses colectivos compartidos por artistas de distintas regiones. Como señala la presidenta del Departamento de Arte del Met Sheena Wagstaff, “en lugar de adoptar un enfoque universalista, esta ambiciosa muestra ofrece una narración amplia y matizada de la historia de este arte”, ya que el itinerario propuesto “habla de los terrenos locales y sus condiciones específicas”.

Un camino hacia la libertad

Las distintas salas que conforman esta interpretación de un Surrealismo más allá de las fronteras incluyen pinturas, esculturas, trabajos en papel, fotografías, películas e incluso alguna obra más desconcertante. En estos espacios encontramos la vitalidad del surrealismo por medio de recorridos dinámicos, transhistóricos y transnacionales. Se pueden así reconocer no solo los intereses compartidos de los artistas surrealistas, sino también las condiciones en las que vivieron y trabajaron. Es por ello que también se consideran algunos de los eventos y condiciones de los últimos cien años que han afectado al movimiento. Así ocurre con la búsqueda de la independencia del colonialismo o la experiencia del exilio. Mediante estas obras, se hacen visibles muchas vidas, lugares y encuentros que se vinculan con la libertad que ofrece el surrealismo.

Entre algunas de las obras clave, la muestra incluye Night Flight of Dread and Delight (1964) del pintor etíope-armenio Skunder Boghossian. Es una obra en la que el artista fusiona su experiencia de la diáspora negra con el surrealismo y las influencias estilísticas de artistas como Roberto Matta. Por otro lado, la galería Bodies of Desire se centra en la conexión entre el inconsciente, el amor y la obsesión erótica. A modo de ejemplos encontramos fotografías de Hans Bellmer que evocan los deseos de hombres heterosexuales sobre lo femenino. En contraposición a obras tan reconocidas, los visitantes se toparán con las fotografías erótico-queer de Lionel Wendt. Para Wendt, el surrealismo ofrecía la posibilidad de mediar preocupaciones más personales, relacionadas con sus deseos sexuales.

Imaginar, en un mundo conectado

A lo largo de distintos espacios expositivos se consideran una serie de lugares donde los artistas han convergido y, por tanto, han transmitido e intercambiado ideas. Son escenarios como París, El Cairo, México o Cuba puntos de encuentro para los mismos. Además, se reflejan las condiciones políticas y sociales que han afectado a los artistas y su conexión con el surrealismo durante muchos años. “El surrealismo se presenta a menudo como un movimiento canónico y monolítico, pero en esta exposición lo vemos como algo más dinámico y conectado, algo que ha permitido a los artistas imaginar el mundo más allá de su propia situación artística, cultural, social o política” señala al respecto la directora del Met Marina Kellen.

Por otra parte, los temas que se tratan en la muestra incluyen los efectos de la tecnología y los avances sociales del siglo XX. Con fotografías de Cecilia Porras y Enrique Grau, vemos como se desafiaron las convenciones sociales conservadoras de una Colombia en los años 50. El hecho de que estas imágenes hayan permanecido en un álbum privado hasta ahora atestigua la posible controversia provocada por sus narrativas transgresoras y revolucionarias. Otras representaciones relacionadas incluyen el exilio de Eugenio Granell y el origen de El Mirador Azul, el primer grupo dedicado al surrealismo en Puerto Rico.

Los artistas asociados con el surrealismo se han basado en exposiciones y revistas para poder intercambiar ideas. Mientras que extendían sus redes de comunicación más allá de las fronteras nacionales, estaban conformando comunidad. Es por ello que el recorrido del surrealismo en el Met incluye manifiestos y revistas peculiares como A partir de cero (Buenos Aires, 1952-56), Tropiques (Fort-de-France, 1941-44) o Yifeng (Shanghai, 1935). También cabría mencionar la utilización del cine y la radio, los cuales trajeron nuevos adeptos al movimiento. Para poner de relieve esto, el Met presentará una serie de películas gratuitas al aire libre durante el mes de octubre. Dicha serie, explora las preocupaciones colectivas que animaron el surrealismo, y las distinciones históricas y nacionales que caracterizaron al cine regional. Con esto, se reconsidera al surrealismo como un verdadero movimiento que sobrepasa los límites geográficos y cronológicos, apreciando esta idea revolucionaria, emancipadora y global.
 

DATOS DE INTERÉS
Título: Surrealism Beyond Borders
Artistas: varios (Skunder Boghossian, Hans Bellmer, Lionel Wendt, Cecilia Porras, Enrique Grau, Eugenio Granell…)
Comisariado: Stephanie D’Alessandro y Leonard A. Lauder
Organización: The Metropolitan Museum of Art y Tate Modern
Lugar: The Met Fifth Avenue, Planta 2, The Tisch Galleries, Galería 899
Fechas: del 11 de octubre de 2021 al 30 de enero de 2022
Horarios y tarifas: consultar
Itinerario: Tate Modern de Londres (del 24 de febrero al 29 de agosto de 2022)

Últimas entradas de SFF Magazine (ver todo)