Rosana G. Alonso
Conecta
Últimas entradas de Rosana G. Alonso (ver todo)

De la edición de ARCO 2020 extraemos una selección de artistas que reinventan el collage para traspasar el umbral de la memoria

¿Y si cruzásemos el umbral de la memoria donde lo extraño se revela familiar y lo familiar insólito? ¿Qué, si en este fluir de los signos encontramos nuevas apariencias que proyecten luz en las sombras? Mientras los crepúsculos centellean, nuevos espacios de luces iridiscentes y luminiscentes expanden nuestra capacidad de percepción. Si algo tienen en común la selección de artistas reunidos aquí es su interés por descubrir la mística de lo aparentemente indescifrable, que muestra su capacidad translúcida. O bien, su facultad para abrir nuevos horizontes de conocimiento en el fluir de lo cotidiano, de las herramientas más insustanciales que describen nuestras trayectorias vitales.

Efectúa lo cognoscible, el ímpetu de conocer descifrando las máculas que sobrevienen al paso. Pero también observamos una fascinación por la oscuridad. Cerrar los ojos implica ver interiormente, crecer desde dentro hacia fuera. ¿Se agita el alma cuando lo incógnito hace aparición trastocando todo a su paso? Existe una fascinación por entrar en terrenos donde la razón abandona su participación en las prácticas de aprehensión, liberándose de su superioridad y austeridad. Para ello, el material deja de ser, adquiere nuevas connotaciones. O en su caso, deja de operar como tal, adoptando nuevos contextos que se expanden de lo funcional a lo estético. Dejar de ser implica, además, la aceptación de su ductilidad y maleabilidad, asumiendo sus insólitos significantes en su relación con contornos desconocidos que desnudan presencias y visten ausencias.

Y la luz. Luz radiante. Luz que descongestiona, abriendo nuevos horizontes. Más humanamente habitables. Más consustanciales con la mística contemplativa, que anula lo material, para hacer visible la energía que proyectamos. Y guardar silencio para escuchar, transformando las voces que evitamos en apariencias radiantes y clarividentes. Contemplar los instantes que nos rodean conlleva hacer memoria colectiva. Memoria imborrable que desvela lo subyacente en la diversidad de las composiciones. Ritmo. Color. Solemnidad sutil y sosegada de la forma. Agitación cromática, avanzando en el proceso hacia un nuevo formalismo que ocupe el lugar desmitificado de los recuerdos personales sujetos a lo representativo. Para abrazar lo ilimitado. Donde los sueños y sus símbolos son más demostrativos que las evidencias que creemos que nos definen.
 

Arco 2020 | StyleFeelFree

Obra del artista Santiago Taccetti [Galería: Galería Rolando Anselmi] en la Feria de Arte ARCO 2020 | Foto: © StyleFeelFree

Arco 2020 | StyleFeelFree

Obra del artista Haegue Yang [Galería: Chantal Crousel] en la Feria de Arte ARCO 2020 | Foto: © StyleFeelFree

Arco 2020 | StyleFeelFree

Obra del artista José María Sicilia [Galería: Meessen de Clercq] en la Feria de Arte ARCO 2020 | Foto: © StyleFeelFree

Arco 2020 | StyleFeelFree

Obra de la izquierda: Hans Andersson [Galería: F2] | Obra de la derecha: Sara Ramo [Galería: Travesía Cuatro] | Foto: © StyleFeelFree

Arco 2020 | StyleFeelFree

Obra de la izquierda: Ana Vidigal [Galería: Espacio Mínimo] | Obra de la derecha: Moris [Galería: NF Nieves Fernández] | Foto: © StyleFeelFree

Arco 2020 | StyleFeelFree

Obra del artista Shai-Lee Horodi [Galería: Dvir] en la Feria de Arte ARCO 2020 | Foto: © StyleFeelFree