Francesco Clemente: Encampment, el espectáculo en todas partes

Francesco Clemente muestra en MASS MoCA (Massachusetts) su instalación pluri-sección Encampment (Campamento)  en la que destaca su pieza central: un conjunto de seis tiendas de campaña de lona pintadas por el artista y creadas por artesanos indios en Rajasthan. Con una extensión de más de 2700 m2 la exposición plantea una reflexión sobre el tránsito y la propia vida del artista que ha estado trabajando entre Nueva York y Varanasi (India). El resultado más obvio de este trabajo se aprecia en las tiendas que transforman algunas de las galerías del museo en una especie de campamento. Un contexto propicio para plantearnos la tendencia en el arte de recurrir a lo habitable ofreciéndonos una experiencia que invita a una hospitalidad seductora.


Tomando una cita de The Society of the Spectacle  de Guy Debord que alude al espectador asegurando que este “se siente en casa en cualquier parte, porque el espectáculo está en todas partes”  creemos entender la tendencia del arte de acercarnos exposiciones con efectivos no únicamente lúdicos sino habitables como también se manifiesta en la exposición Tuiza. Las culturas de la jaima, obra de Federico Guzmán que puede verse en el Palacio de Cristal del parque del Retiro (Madrid) o incluso en el trabajo T.Y.F.F.S.H de Kris Martin en la exhibición S,M,L,XL que revela el MCA de Chicago. Si el arte depende del que mira, del que asiste con expectativas buscando una complacencia en la obra, del que la activa, entonces es necesario, o eso se evidencia, que el espacio donde habita el trabajo del artista, si no la propia obra, trate de encontrar ese acomodo que retenga al que la visita. Condición que concurre en Encampment  de Francesco Clemente.

Durante las últimas tres décadas Francesco Clemente ha viajado con frecuencia dividiendo su trabajo entre Varanasi (India) y Nueva York. Esta vivencia le ha hecho reflexionar sobre su hábitat y lo ha reflejado en las tiendas de campaña instaladas en el MASS MoCA. “Fueron generadas como una reflexión sobre mi propia vida y necesidades”  asiente el artista italiano. “Tenía la sensación de que no tenía casa, pero quería una”, afirma. Ideas que nos hacen detenernos también en otras cuestiones relevantes en la actualidad en relación a nuestra identidad y patrimonio. También sobre la posibilidad o imposibilidad de itinerancia, de libertad, de búsqueda de una verdad no sujeta a un espacio impuesto, heredado, obligado o incluso usurpado.

El interior Encampment, esta especie de campamento preparado, está habitado por figuras humanas pintadas tanto de espaldas como en movimiento, así como símbolos emblemáticos, manifiestos, que contrarrestan con otras representaciones misteriosas. En su unidad, constituyen pasajes entre el placer corporal y un estado espiritual, entre los actos de destrucción y los de creación, entre lo visible y lo invisible. De este modo, personificaciones de amor y deseo carnal, se yuxtaponen con trampantojos visuales. Todas estas significaciones, visibles en el corazón del campamento parecen confirmar una forma de aceptación del cambio, de adaptación a la evolución. “Creo que en este movimiento entre creación y disolución que se crea y se disuelve una y otra vez pervive una técnica para la mente para que esta se adapte y permanezca despierta”, explica Clemente. Alegoría del movimiento, del tránsito. Aunque también espectáculo itinerante creado con un fin de complacencia así como, paradójicamente, como discurso que atiende a tensiones políticas y sociales. Visibles estas tensiones en los motivos que recuerdan al estampado de camuflaje de los uniformes y equipo del ejército indio de Rajasthan que hace frontera con Pakistán, manifestándose, por esta proximidad, sus complejas relaciones sociales, políticas y militares. Estampado que al examinarlo de cerca, revela textos esotéricos, iconos incrustados, siluetas humanas y otros signos sutiles, todos intrincadamente esbozados con hilo de color bordado a mano.

Si bien Encampment  no acaba aquí. Atravesando las tiendas de campaña, el espectador queda inmerso en una oscuridad con iluminación melodramática donde Clemente presenta cuatro esculturas de gran escala que en una primera vista parecieran estar fabricadas con madera u otros materiales orgánicos y en cambio están construidas de aluminio. Las cuatro obras, Earth  (Tierra), Moon  (Luna), Sun  (Sol)  y Hunger  (Deseo)  incorporan tanto formas tradicionales como referencias a la vida contemporánea.

Siguiendo el recorrido propuesto, en una tercera galería, en el entrepiso con vistas al campamento, la exposición Encampment  continúa con un conjunto de 19 pinturas cargadas de erotismo que combinan motivos decorativos con imágenes que se mueven entre la abstracción y la pintura figurativa, sello del artista que representa sus mejores y más genuinas incursiones artísticas, como hemos podido comprobar y disfrutar hace algunos años en la habitación de la madre, una colección de obras que Francesco Clemente creó en 1995-1997 con motivo de la inauguración del museo Guggenheim de Bilbao que también atendían a esa simbiosis entre abstracción y figuración que es donde mejor se ubica el trabajo del artista.
 
francesco clemente | encampment | stylefeelfree

Obra de © Francesco Clemente en la exposición Encampment  en el MASS MoCA cortesía de © MoCA | StyleFeelFree

DATOS DE INTERÉS
Título: Encampment
Artista: Francesco Clemente
Lugar: MASS MoCA (North Adams – Massachusetts)
Fechas: 12 de Junio de 2015 – Enero de 2016
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter