La relación entre los artistas abstractos Max Bill y Georges Vantongerloo se reflejará en la exposición que inaugurará próximamente la Galería Hauser & Wirth de Nueva York

Max Bill y Georges Vantongerloo | Hauser & Wirth | StyleFeelFree
Obras de izquierda a derecha: Rot und grün aus blau und gelb, 1970 de © Max Bill. Couleur dans l’espace, 1951 de © Georges Vantongerloo | StyleFeelFree

La amistad personal y artística de Max Bill (Suiza, 1908) y Georges Vantongerloo (Amberes, Bélgica, 1886) quedarán plasmadas en Crossover. Se trata de una exposición dedicada a estos artistas que inaugurará la Galería Hauser & Wirth de Nueva York el próximo 27 de enero. Esta presentación revelará cómo el progreso de su extraordinario intercambio creativo en constante evolución refleja los avances artísticos que definen el siglo XX. Al mismo tiempo, manifestará sus esfuerzos creativos e intelectuales para destruir las barreras de su trabajo hacia un nuevo ámbito estético. Su admiración y respeto se pondrá de manifiesto en esta muestra que manifiesta la influencia que tuvieron en posteriores generaciones de artistas y pensadores.

Crossover es un recorrido por el arte y las ideas eruditas de Bill y Vantongerloo que cruzaron sus caminos por primera vez en 1935. Anteriormente, Vantongerloo ya era un miembro clave del movimiento artístico neerlandés De Stijl. Por otro lado, Bill era un antiguo estudiante de la Bauhaus y estaba profundamente involucrado con este colectivo artístico abstracto. La exposición presentará sus obras en el campo del arte concreto, que se reflejó en América Latina, particularmente en Argentina y Brasil. Además, apoyó el desarrollo de diversos artistas progresistas como Mary Vieira, Lygia Pape o Lygia Clark.

Un intercambio artístico trascendental

La exposición destaca los logros de Max Bill y Georges Vantongerloo por medio de una profunda selección de pinturas y esculturas. Su interés radica en reintroducir a la audiencia las pioneras contribuciones que hicieron estos remarcables artistas a la historia del arte moderno. De hecho, el epígrafe que enmarca la muestra recoge su relación y las numerosas conexiones e intercambios que tuvieron en la escena del arte americano. De la misma manera, apunta su duradero impacto en movimientos como el minimalismo. Su enfoque derivó de teorías matemáticas y científicas modernas, pero también permitió la posibilidad de la belleza y el rol de la intuición. Esto se expresaba a través de su profundo interés en las nociones de continuidad e infinidad. Ejemplo de ello son sus obras Unendliche Schleife de Bill —Eterno Lazo, un obra realizada entre 1935 y 1953 y ejecutada en 2015— o Révolution de Vantongerloo (1946).

Es reseñable también que para la exposición se presentará el primer volumen de una completa monografía de Max Bill escrita por Dr. Angela Thomas Schmidt. A Subversive Gleam: Max Bill and his Time. 1908-1939, relata la infancia del artista hasta su formación en la Bauhaus, y su regreso a Zúrich. Por otra parte, este libro propone una nueva percepción en el entorno cultural de una comunidad europea de artistas, diseñadores y arquitectos antes de la Segunda Guerra Mundial. También saca a la luz la olvidada trayectoria profesional y personal de mujeres artistas, críticas de arte y autoras dentro del círculo de Bill. Igualmente, su narrativa revela la curiosidad y compasión del autor por las vidas que se cruzaron por su camino.

Max Billy Georges Vantongerloo, dos trayectorias afines

A pesar de la inclinación de los Estados Unidos hacia el arte contemporáneo europeo, tras la Segunda Guerra Mundial ambos artistas continuaron sus intercambios artísticos. Los dos autores frecuentaron a galeristas y coleccionistas como Hilla von Rebay, Peggy Guggenheim, Madeleine Chalette Lejwa y Rose Fried. De igual manera, mantuvieron encuentros con artistas como Donald Judd, Andy Warhol y Ellsworth Kelly, quien visitó el estudio de París de Vantongerloo y la exposición de Bill en la Galería Denise René en 1950.

De forma específica, la primera exposición individual de Max Bill en EE.UU fue en la Galería Staempli de Nueva York en 1963. Allí llamó la atención del artista Donald Judd y lo destacó en una reseña en Arts Magazine. Pero fue su retrospectiva itinerante la que le llevaría a tener las mejores crítica en Estados Unidos. Al respecto, obtuvo opiniones positivas tanto en Los Ángeles Times como en la revista TIME, que le otorgó el estatus de revelación.

En el caso de Georges Vantongerloo sus primeras obras reflejan un periodo de agitación personal y política que vivió durante su exilio en Holanda, en 1914. Allí produjo pinturas y esculturas figurativas. Ya en 1918 se convirtió en coautor del manifiesto De Stijl y un contribuyente fundador de este movimiento. Durante estos años, definió su práctica artística usando ecuaciones matemáticas, ciencia y ética. De esta forma, empezó a experimentar con obras abstractas lineales y geométricas que dieron forma a sus series Construction in a Sphere. A partir de 1931, Vantongerloo se unió a la abstracción-creación y ejerció como vicepresidente de la asociación de artistas hasta 1937. Su primera exposición individual fue en la Galería de Berri, de París, en 1943, como un acto de resistencia a la ocupación nazi.
 

DATOS DE INTERÉS DE LA EXPOSICIÓN

Título: max bill & georges vantongerloo crossove
Artistas: Max Bill y Georges Vantongerloo
Lugar: Hauser & Wirth, Nueva York, 69th Street
Fechas: del 27 de enero al 26 de marzo de 2022
Horarios y tarifas: consultar
Últimas entradas de SFF Magazine (ver todo)