La exposición que le dedica el MUAC de México a Ana Torfs se adentra en las experiencias visuales de una artista que profundiza en el lenguaje, la percepción y las convenciones históricas

Ana Torfs | MUAC | StyleFeelFree
Detalle de Sideshow, 2019 de © Ana Torfs | StyleFeelFree

La artista Ana Torfs (Bélgica, 1963) utiliza la dialéctica entre imagen y texto para profundizar en la acto de la percepción, indagando en las convenciones históricas implícitas que la acompañan. Mediante referencias variadas como la psicología, el teatro, la literatura, la botánica y las bitácoras de viajes, profundiza en el lenguaje como una estructura colonial. Es por eso que para la producción de sus obras, recurre a la expresión de la palabra y su espacio de construcción. Todos estos elementos los recoge ahora el MUAC (Museo Universitario de Arte Contemporáneo) que acoge la primera exposición monográfica de Torfs en América. Esta es anunciada con el título Espacio oscuro donde no pueden ponerse las cosas, paraguas que cobija sus instalaciones. Con ellas la artista reflexiona sobre la invención y la convención detrás de las palabras y sus posibilidades de traslación y traducción.

Tal y como sostiene la comisaria del proyecto Virginia Roy, “la producción de Torfs explora la dicotomía entre lo que visualizamos y lo que conocemos o creemos conocer. Más allá de un proceso de ordenación y clasificación de la realidad, la artista investiga la conformación misma del conocimiento que surge del lenguaje y sus estructuras coloniales”. Así, Ana Torfs hace ver el tejido de relaciones que permean nuestra experiencia con obras como El loro y el ruiseñor, una fantasmagoría (2014). Esta pieza se inspira en los diarios de Cristobal Colón para referirse a la curiosidad que generó el llamado nuevo mundo y la dificultad de definir lo nuevo. La instalación se compone de fotografías que simulan bosques tropicales sin color que dialogan con vídeos donde una intérprete lee fragmentos de los diálogos de Colón. Con esta obra, la artista consigue acrecentar la incomprensión y el desconcierto en el espectador, generando una experiencia de ilusión y fantasmagoría.

Sombras e ilusiones

Por otro lado, en la obra Encantamientos (dobla, dobla) (2017) Torfs utiliza los tests de Roschach, un método proyectivo que consiste en la libre interpretación de manchas de tinta. Para este trabajo recopiló ciertas respuestas realizadas por antropólogos en diferentes partes del mundo y creó una serie de letras para canciones. Letras que después fueron interpretadas por mujeres de Indonesia. Para poder conseguir una experiencia de extrañamiento, la autora añadió a la pieza diez marionetas basadas en las manchas de Rorschach. Estas marionetas se proyectan en la pared siguiendo la tradición del teatro de sombras de Yakarta. Se crea así un conjunto de sombras e ilusiones. Las manchas que se proyectan se disuelven y expanden por el espacio, configurando un juego de claroscuros.

De esta forma, Ana Torfs vuelve a ahondar en la dicotomía entre lo que vemos y sabemos —o creemos saber— y cómo lo que vemos es algo que también se puede construir. Observamos cómo incide de nuevo en el papel de las convenciones históricas implícitas en todo acto perceptivo. En la muestra, se incluyen también tres instalaciones recientes como Espectáculo secundario (2019), Cuando silbas, el aire sale (2019) y Los huesos de Eco/Convertidos en piedras (2020), las cuales están estrechamente relacionadas entre sí. A través de la mímica, las preguntas inocentes y anécdotas de la vida y la muerte Torfs “busca los intersticios donde subyace la importancia de la experiencia. Su mirada busca incidir en el lugar previo en donde la percepción alumbra la interpretación y esta toma posición”, concluye la comisaria.
 

DATOS DE INTERÉS
Título: Espacio oscuro donde no pueden ponerse las cosas
Artista: Ana Torfs
Comisariado: Virginia Roy
Lugar: MUAC – México (Museo Universitario de Arte Contemporáneo)
Fechas: del 01 de octubre de 2021 al 27 de febrero de 2022
Horarios y tarifas: consultar
Últimas entradas de SFF Magazine (ver todo)