La artista mexicana Mariana Castillo Deball indaga, en el MUAC de México, en la historia precolonial mediante un recorrido que aúna intereses como la arqueología, la ciencia y la literatura

Mariana Castillo Deball | MUAC | StyleFeelFree
Detalle de exposición de Mariana Castillo Deball en el MUAC | StyleFeelFree

La producción de Mariana Castillo Deball (Ciudad de México, 1975) se centra en abordar la forma en que el conocimiento y la cultura son producidos, representados e interpretados. La autora investiga estos temas al mismo tiempo que tiene en cuenta cómo la historia precolonial mexicana ha sido apropiada y analizada. La exposición Amarantus que ahora presenta el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) abarca su producción artística de sus últimos 20 años. A lo largo de la misma, se aprecia el vasto cuerpo de trabajo de la creadora. Un itinerario que se inserta en los intersticios entre ciencia, narración, ficción y artes visuales, siendo la primera revisión en México de su obra. Para iniciar este relato la muestra toma como origen la flor del amaranto, que da pie a la propuesta expositiva.

Desde sus inicios, la artista explora cómo el azar determina, en gran medida, la forma en la que describimos el mundo y los relatos que elaboramos sobre él. Así, rastrea la historia a través de determinados artefactos, reproducciones, apropiaciones y desapariciones. De esta manera, los objetos e imágenes que encontramos se aproximan conceptualmente a la antigua noción nahua de iciptla. Esta se puede interpretar como imagen o entenderse como concepto de «piel». Tal y como explica la comisaria Catalina Lozano “la práctica de Deball evoluciona en sintonía con los relatos que encuentra en sus objetos de estudio”. Asimismo, considera que “los trabajos que se reúnen en la muestra corresponden a cuerpos amplios de obra que se relacionan entre sí, persiguiendo intereses comunes que permean la producción de la artista”, menciona.

De lo extraño a lo colaborativo

El título que encabeza amarantus designa a la flor de amaranto, una flor que nunca muere. En algunos pueblos de México las semillas de esta planta se utilizan para elaborar ixiptlahuan y figuras, tanto antropo como zoomorfas, para actos rituales. Por medio de esta flor Deball representa la persistencia de esos “objetos incómodos” que pueden verse en la exposición. Por otra parte, y realizando aproximaciones históricas, estos objetos siguen hablándonos del presente. Según recoge la comisaria, “Amarantus recoge maneras de hacer y pensar, de ver y no entender, para poner en evidencia cómo se articulan las dimensiones espaciotemporales en cuerpos de trabajo, relevantes en la manera de mirar al pasado desde el presente”.

Además, como parte de la exposición, se incorporan colaboraciones importantes de Mariana Casillo Deball. Entre estas encontramos la realizada con la investigadora Tatiana Falcón, o con el colectivo Cooperación Comunitaria en Guerrero. Entra estas, el Jardín de plantas y minerales (2021), proyecto realizado junto a Falcón, reúne las materias primas utilizadas por los antiguos pintores prehispánicos. También se reconstruyó una versión del mural de baldosas de tierra cruda basado en una reinterpretación del Códice Humboldt Fragmento 1, Códice Azoyú Reverso 2. Este es un documento fragmentado cuyas partes actualmente se encuentran resguardadas en Alemania y en México. El códice registra los tributos del Reino de Tlachinollan, en la provincia de Tlapa, Guerrero, al Imperio mexica entre 1461 y 1521. Es un proyecto e realizado por la artista en colaboración con la organización Cooperación Comunitaria, de la comunidad de La Montaña de Guerrero.
 

DATOS DE INTERÉS
Título: Amarantus
Artista: Mariana Castillo Deball
Comisariado: Catalina Lozano
Lugar: MUAC – UNAM. Salas 4, 5 y 6
Fechas: Del 16 de octubre, 2021 al 1 de mayo, 2022
Horarios y tarifas: consultar
Últimas entradas de SFF Magazine (ver todo)