Rosana G. Alonso
Conecta

Desde los artistas más jóvenes a los más veteranos, esta edición de Apertura 2020 destacamos el trabajo de Nora Aurrekoetxea, Manuel Franquelo-Giner, Roger Ballen y Aurèlia Muñoz

Aurèlia Muñoz en Apertura 2020
Obra: Cometa anclado de Aurèlia Muñoz Ventura en la galería José de la Mano | Apertura 2020 | Foto: © StyleFeelFree

La temporada expositiva en Madrid ya ha dado su pistoletazo de salida. El pasado fin de semana Apertura 2020 arrancó con una edición a la que ni siquiera la crisis por el COVID-19 consiguió deslucir. En total, 48 exposiciones y más de 75 artistas se dieron cita en un evento organizado por la asociación de galerías Arte Madrid, que volvió a reunir a amantes del arte en distintas localizaciones de la ciudad. De todos ellos, desde StyleFeelFree queremos destacar a un pequeño grupo de artistas heterogéneo, de diferentes galerías, que en esta edición llamó nuestra atención por su modo de entablar un diálogo directo con el espectador, desde una posición estética que busca el vínculo afectivo, sin rehuir su potencialidad primitiva. De generaciones y narrativas diferentes, en cambio su contingente artístico estrecha lazos en torno a lo emocional, lo psicológico y lo primitivo, abarcando nociones como lo ornamental, lo irracional y lo ficcional.

Representada por la galería Juan Silió, el nombre de la artista Nora Aurrekoetxea (Bilbao, 1989), empieza a sonar en los círculos artísticos tras recibir este 2020 el premio ARCO Comunidad de Madrid, después de ser beneficiaria de algunas becas, como la que le otorgó la Fundación Botín en 2017. Con el nombre de I Bought Flower For Myself, el trabajo que presenta en la galería Silió hace referencia al objeto en transición, que aparece en momentos de cambio, para reconfortar y dar seguridad. Aurrekoetxea considera al ornamento un elemento discrepante en la idea de placer, por su capacidad de transmitir símbolos y representar una realidad infranqueable. Así, se centra en el anillo, como objeto ancestral; y en el ramo de flores materializando la ocupación del vacío. Sus piezas, enfocadas en aspectos emocionales y psicológicos de la experiencia, ahondan en las complejas dinámicas individuales y colectivas de la esfera íntima.

De carácter también ornamental y más propiamente artesanal, entablando un diálogo entre generaciones con Aurrekoetxea, la obra de la artista Aurèlia Muñoz Ventura (Barcelona. 1926-2011), que acoge la galería José de la Mano, es una de las más celebradas de Apertura 2020. No podía ser de otra forma. La espectacular pieza Cometa anclado reluce en todo su esplendor, ocupando una sala que parece hecha a su medida. La suntuosidad dúctil y al mismo tiempo vigorosa de este dispositivo textil, queriendo resistir sus propias limitaciones, se enarbola con la tensión que le imprime su cerco. Es admirable el espectáculo de nudos que ofrece y como la luz, que entra por las ventanas, se une al encuentro tratando de descomponer el armazón en prismas que anhelan escaparse del marco, para liberarse de la tracción.

Dos propuestas que encuentran, muy probablemente, su antítesis estética, en los estudios que propone el artista Manuel Franquelo-Giner (Madrid, 1990) en Twin Gallery. Aquí las posibilidades ornamentales se desvinculan de la forma, volviéndola más analítica al yuxtaponer el texto filosófico al objeto artístico. Giner se aproxima, en esta serie, a los estudios críticos animales en España, investigando acerca del animal no-humano en el contexto de la producción capitalista. Para ello, el artista ha escogido seis textos filosóficos en los que encontramos a autores como Katerina Kolozova, Carver, Descartes o Heidegger a través de los cuales aborda sus obras. Su intención, según considera, es la de “abrir un futuro en el que redirigir nuestros afectos y nuestra imaginación, hacia un orden de las cosas donde los seres, y los lugares donde habitan, sean nuevamente considerados”.

Emparejado con esta noción de representatividad, nuestro último artista, Roger Ballen (Nueva York, 1950) detalla, a través de sus fotografías, un mundo a medio camino entre lo real y lo ficcional. Es la oferta que nos propone la galería Cámara Oscura, en un recorrido que abarca el trabajo más reciente del artista instalado en Johannesbrugo, en el que brinda al espectador poderosos alegatos sociales que subsisten envueltos en perturbadores estudios psicológicos. Lo que vemos son algunos de sus dibujos que obedecen a una matriz bruta, muy propia del grupo cobra; así como sus inquietantes fotografías en color que nos remiten a un África sagrado, arquetípico y alienado, en donde la ambigüedad del ser nos conecta con lo más doloroso o estrambótico de la experiencia humana. Como el resto de artistas seleccionados para este breve pasaje por Apertura 2020, lo psicológico busca abrirse camino para sobrevivir en un mundo de afectos y desafectos que unas veces, las más, nos anclan al suelo; y otras, en cambio, nos posibilitan encontrar cauces para la elevación.
 

Manuel Franquelo-Giner en Apertura 2020 |  StyleFeelFree

Piezas del artista Manuel Franquelo-Giner en la galería Twin Gallery | Apertura 2020 | Foto: © StyleFeelFree

DATOS DE INTERÉS
Galerías seleccionadas: Cámara Oscura, José de la Mano, Twin Gallery, Juan Silió
Artistas seleccionados: Roger Ballen (‘In color’), Aurèlia Muñoz (‘Arte textil’), Manuel Franquelo-Giner (‘Más allá de lo humano’), Nora Aurrekoetxea (‘I bought flowers for myself’)