Rosana G. Alonso
Conecta
Últimas entradas de Rosana G. Alonso (ver todo)

Adaptación de una novela de Maria Semple, ‘Dónde estás, Bernadette’ nos obliga a mirar a nuestro alrededor de la mano de un Linklater que rediseñó buena parte de la nueva comedia indie americana

Dónde estás, Bernadette | StyleFeelFree
Imagen de Dónde estás, Bernadette | StyleFeelFree

Con las gafas negras de sol puestas y la media melena con flequillo, Cate Blanchett en la última película de Richard Linklater, Dónde estás, Bernadette, es la viva imagen de Anna Wintour, editora jefe del Vogue estadounidense. El rostro de la australiana se percibe más mimético que en otras películas, probablemente por la peluca que enmarca su semblante, convirtiéndola en una figura extravagante, de expresiones sobredimensionadas, que poco a poco se amoldan a las exigencias de un formato que define una actitud muy propia de la nueva comedia indie americana que el propio Linklater reinventó, y que aquí funciona con un añadido satírico.

Dónde estás, Bernadette es la adaptación de la novela homónima de Maria Semple. La historia, que en el libro se desarrolla a través de una serie de cartas, se acomoda a la pantalla a través del personaje de la hija de Bernadette que comienza presentándonos a su madre, perdida en la Antártida. ¿Qué hace allí? Tratar de volver a poner en orden su vida, después de que una serie de incidentes la pusieran contra la espada y la pared. Blanchett, en esta película, representa a muchas mujeres que han abandonado una prometedora carrera para ser madres; y a tantos otros desbordados por un social que empuja, sin excepción, a adaptarse a unas pautas de conducta muy estereotipadas para mantener el orden frenético que nos impulsa a estar siempre en modo -on.

La cinta del autor de Todos queremos algo, aunque acaba por abandonarse a cierta benevolencia en un final en el que todo se ordena de forma tan estrepitosa como se alteró, resultará un motivador encuentro para los que sienten que han perdido algo en el devenir de sus vidas. Si bien, Richard Linklater decide, en esta ocasión, transitar un camino trillado, nos obliga, no obstante, a mirar a nuestro alrededor, a ponernos en el lugar de los otros, a ver los desórdenes mentales con más empatía y a ser más benevolentes, en general, con cualquier actitud que se salga del molde. Siempre tendente a construir personajes raritos, entiende perfectamente a Bernadette y la mima hasta el final. No está dispuesto a dejarla sola en ningún momento.
 

Consulta los ESTRENOS DE LA CARTELERA DE CINE DEL 2020 con valoraciones de películas