Rosana G. Alonso
Conecta
Últimas entradas de Rosana G. Alonso (ver todo)

Entre Álex de la Iglesia y una estética más propia de Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro, ‘Matar a Dios’, con su humor negro, no puede evitar caer en el tópico

Matar a Dios | StyleFeelFree
Fotograma de Matar a Dios | StyleFeelFree

Antes de comenzar esta crítica tengo que aclarar algo. No cabe duda de que no se puede poner límites al humor porque ello iría en perjuicio de la libertad de expresión. No obstante, ello no impide que el humor pueda servir de vehículo para encubrir tópicos. Bien sean de viejo o nuevo cuño. En este sentido reconozco que buena parte de la cinematografía afincada en la comedia no me gusta precisamente por eso. Sirviéndose del humor, generalmente negro que es el que más se presta al tópico o al estereotipo, se busca el beneplácito de un porcentaje de la audiencia que busca descaradamente afianzar unos valores, poco o nada ecuánimes, y que a la postre, asume como propios.

Aunque apuntaban maneras, Pintó y Caye no son capaces de deshacerse de fórmulas ramplonas que se valen de la contemporaneidad para hacer apología de género

Dicho lo cual, esperaba que Matar a Dios respondiese a un tipo de comedia que en cambio sí me gusta. La que se aleja del redil y se vale de una pericia narrativa desde la que hacer una sagaz crítica de la sociedad contemporánea. Hay que arriesgar mucho y tener claro lo que se arriesga, para conseguir buenos resultados. Posiblemente esta sea la razón por la que los dramas sean filmes mejor valorados en los festivales, aunque últimamente con The Square y Toni Erdmann las tornas han cambiado y la comedia está configurando una nueva mirada muy sugestiva.

Matar a Dios apuntaba maneras desde el tráiler, de ser una película que captara una visión esperpéntica de la realidad que hiciera reflexionar sobre el mundo que vivimos. Sin embargo, aunque después del tropiezo de la primera escena vuelve a remontar consiguiendo una atmósfera muy singular con unos personajes bien interpretados pero poco atractivos, no es capaz de deshacerse de las fórmulas ramplonas que se valen de la contemporaneidad y sus nuevas reglas, para seguir haciendo apología de género.

Puestos a hacer comparaciones Matar a Dios está más cerca del último Álex de la Iglesia que de Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro

Sus constantes guiños a Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro la sitúan no obstante como una película de intenciones que si acierta con un personaje es con el carácter que imprime a un dios terrorífico (Emilio Gavira) que abusa de su poder, dejando algunas de las mejores escenas a su paso, con sus contundentes respuestas. Pero puestos a hacer comparaciones, al final, Matar a Dios encuentra más parecido con las últimas películas de Álex de la Iglesia que con la comedia surrealista de Delicatessen y La ciudad de los niños perdidos. Sinceramente, espero algo más de la comedia. Las trivialidades es preferible que queden al margen. Si de lo que se trata es de pasar el tiempo delante de una pantalla, con ficticia nocturnidad y recato, cuando se comparte un lugar público, es preferible que el cine desvele algo fuera de lo común.
 

Tráiler de Matar a Dios | StyleFeelFree Youtube

 

SINOPSIS
Es fin de año y un vagabundo enano que dice ser dios, se cuela en la casa, en medio del bosque, de una familia que está celebrando el último día del año. A partir de aquí, todo puede pasar. Dios dice que el fin del mundo está a punto de llegar y solo dos personas se pueden salvar. Los cuatro personajes que comparten esta extraña la noche tendrán la responsabilidad de decidir quién se salvará.
FICHA TÉCNICA
Título original: Matar a Dios
Duración: 93 minutos
Dirección: Pintó & Caye
Guion: Pintó & Caye
Fotografía: Miquel Prohens
Dirección artística: Cristina Borbia y Toni Castells
Vestuario: Cora Beas y Marina Diaz
Música / banda sonora: Francesc Guzmán
Montaje: Jordi López y Pintó y Caye
Reparto: Eduardo Antuña, Itziar Castro, Boris Ruiz, Emilio Gavira, David Pareja, Eduardo Antuña
Distribuidora en España: Festival Films
Fecha de estreno en España: 21 de septiembra de 2018
FESTIVALES Y PREMIOS
Nominaciones:
Festival de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián (2017): Nominada al Premio de la audiencia
Premios:
Festival de Sitges (2017): Premio de la audiencia a Mejor Película
Buenos Aires Rojo Sangre (2017): Premio a Mejor Dirección y a Mejor Actriz (Itziar Castro)
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2018 con valoraciones de películas