Últimas entradas de Nana (ver todo)

Cuatro historias se unen para contar la realidad de muchas mujeres en ‘AMA-DAS’, un documental que habla de la violencia de género desde la esperanza y la superación

Ama-das | StyleFeelFree
Imagen de la película AMA-DAS | StyleFeelFree

El mar ondea acariciando la arena, libre y sin ataduras. Calmado, sereno. Las imágenes están en blanco y negro. Arranca la historia de Idoia, Emma, Rosa y Pili en un escenario vacío, donde una mujer de espaldas prepara su actuación. AMA-DAS es el necesario documental de Marga Gutiérrez que nace a partir de un estudio llevado a manos de la ONG COCEMFE —Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica—. En 2016, casi el 50% de las mujeres con discapacidad que participaban en talleres de búsqueda de empleo, habían o estaban sufriendo violencia de género. Esta realidad sirve para sumergirse en la historia de estas cuatro mujeres desde su rutina y día a día con la finalidad de dar voz a un tema invisibilizado.

El respeto y la empatía se sitúa desde el arranque del metraje. Usando un punto de vista observacional, la cámara se sitúa a una distancia que permite que las supervivientes hablen de sus preocupaciones, inseguridades, temores y secuelas. Prescindiendo del artificio, la narración fluye de manera orgánica entrelazando las cuatro historias hasta unificarlas. El conjunto de voces se vuelve una sola que habla por una causa que permanece totalmente soterrada. Y es que la realidad que viven Pili, Idoia, Emma y Rosa es la realidad con la que tienen que convivir muchas otras. Por ese motivo, el documental se desenvuelve en un continuo recordatorio que repite: “no estás sola”.

La mesa del taller se vuelve el punto de unión y apoyo para las protagonistas y otras tantas mujeres que se reúnen con ellas. Los momentos de inflexión en el documental ocurren en el centro de esta mesa, en el intercambio de rostros y palabras. Todas ellas hablan, se escuchan y, sobre todo, se apoyan y se empoderan entre ellas. Mientras tanto, en la soledad, los rostros quedan más o menos aislados, lejanos de la cámara a la vez que ellas funcionan con naturalidad en sus entornos. De ese modo, se construye una atmósfera cálida, segura, íntima y delicada, donde se observa, desde la comprensión, el ahora. Adicionalmente, las voces en off de Idoia, Emma, Pili y Rosa se solapan con sus imágenes completando la imagen de su vida actual.

Son luchadoras. La imagen del presente y el audio del pasado demuestra no sólo que han conseguido salir, sino que todavía lidian con las consecuencias de sufrir un abuso. La culpa, el arrepentimiento, la inseguridad, la desconfianza o la soledad por nombrar algunas. Y aún con todo, siguen adelante, caminando y luchando por ellas mismas. Con reducida movilidad, futuros inciertos y pasados que arrastran. Sonríen juntas y por separado, viven juntas y por separado. Y es que, el mensaje final no son las dificultades, no es la historia de abuso. Por el contrario, es la historia de cómo continúan andando. Abrazando las heridas, aceptándose a ellas mismas.
 

Consulta los ESTRENOS DE LA CARTELERA DE CINE DEL 2022 con valoraciones de películas