Últimas entradas de Guillermo A. Búrdalo (ver todo)

Lo que muestra Éric Gravel en ‘A tiempo completo’ es un retrato de la sociedad que se desmorona por culpa de unos pocos

A tiempo completo | StyleFeelFree
Imagen de la película A tiempo completo | StyleFeelFree

En el segundo largometraje de Éric Gravel, A tiempo completo, se nota que el director controla a la perfección los hechos que trata. Algo esencial porque para este proyecto era muy necesario entender el contexto social de la narración. El filme está ambientado en París, en medio de una huelga general que se extiende a todos los sectores. Como consecuencia, todo se desmorona, incluyendo el personaje de Julie, la protagonista. Ella cría a sus dos hijos y trabaja como jefa del equipo de limpieza de un hotel de lujo en París. Mientras tanto, espera a que le llegue una oportunidad mejor, una entrevista para un trabajo en una multinacional con la que mejor su vida y la de su familia. Pero cuando la oportunidad le llegue, al encontrarse en una posición de desventaja, iniciará una carrera contra el tiempo. Cualquier flaqueza podría costarle su futuro.

Ya desde el comienzo de A tiempo completo, tanto el ritmo como el tiempo se convierten en los parámetros más importantes. Al iniciar la cinta, durante sus créditos iniciales, se sigue la respiración del personaje principal, que aumenta hasta que suena el despertador. Por un lado se sitúa el ritmo a través de la respiración, que indica que la película avanzará sin pararse en ningún momento. Por el otro, el tiempo se ve reflejado en el despertador, sus rutinas y la contrarreloj que es su vida diaria. En este sentido, alejada de las diferencias narrativas, el filme comparte similitudes con Corre Lola, corre, de Tom Tykwer. En ambas, la protagonista lleva una vida veloz. Aunque el género es distinto. Mientras la de Tykwer es un thriller, Gravel presenta un drama social en el que combina los dos factores para mostrar la presión de su protagonista.

Por otra parte, el largometraje, en su narrativa, sigue un esquema similar a En busca de la felicidad, de Gabriele Muccino. La diferencia es que mientras en este se hace una búsqueda del sueño americano, en A tiempo completo se hace una crítica al sistema. Esta visión se aleja del estereotipo del cine de Hollywood. En Europa todo se muestra más sucio, más real. La ciudad, París, es un ejemplo de esto. Cuando se retrata desde la vista de un norteamericano, como en Midnight in Paris de Woody Allen, se muestra como un cuento. Sin embargo, en el caso del largometraje de Gravel todo es frío. En sus propias palabras, se inspiró en la Nueva York de los setenta. En realidad, no solo busca alejarse del modelo estadounidense, también hacer una crítica de la manipulación. Y como resultado ofrece una carrera contrarreloj en una sociedad, cada día más estancada.
 

Consulta los ESTRENOS DE LA CARTELERA DE CINE DEL 2022 con valoraciones de películas