MARCO pone de relieve el trabajo del artista Alfredo Alcain con una exposición que viaja por los últimos cincuenta años de su carrera artística

Alfredo Alcain | MARCO Vigo | StyleFeelFree
Obra: Cézanne petit-point LXXXVII (rompecabezas), julio 1985 de © Alfredo Alcain | StyleFeelFree

Artista de taller, solitario en sus búsquedas, fino y sagaz en sus hallazgos. El hijo del Pop Art, Alfredo Alcain (Madrid, 1936), invade el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo para llenarlo con su geometría y lirismo. Una retrospectiva que reúne más de ochenta composiciones que abarcan, desde 1965 hasta la actualidad, más de cinco décadas de trabajo. Con el fin de valorar su personal trayectoria se ha realizado una selección de obras que señalan distintas etapas de su trabajo. De esta forma, se articula un itinerario circular por las salas, sacando partido de la estructura y amplitud de los espacios.

Partiendo de un entorno figurativo que tuvo lugar en Madrid, Alfredo Alcain ha evolucionado hasta un humor fino, sutil, exigente y autocrítico. Un talante incluso corrosivo con los principios que le resultan más estables. Su obra se mantiene entre la tradición y la modernidad. Por lo que, según Miguel Fernández-Cid, comisario de la exposición, Alcain parte desde el análisis de “una novedad o un cambio de rumbo en los discursos expositivos”. La labor del artista, que en ocasiones recuerda a la de un ilusionista, es desplegar ante los ojos del espectador su modo e intención. Es una obra a la que hay que acercarse sin complejos visuales para poder entender sus claves.

Un juego con el paso del tiempo

La visita arranca con un guiño en los arcos de acceso a las salas. La obra El chuletón (1978) abre el recorrido flanqueado por una pieza de Teresa Moro que reproduce la mirilla de la puerta de la casa-estudio del artista. A su vez, funciona a modo de hilo conductor entre esta muestra y la que MARCO mantiene actualmente sobre Moro. Tras esto, tres pinturas que señalan algunas constantes de Alfredo Alcain, como su estilo del humor y su recurrencia a una iconografía popular. Además, indican sus sistemas de composición a modo de imágenes muy dispares integradas en su trabajo. Se trata de un modelo que funciona como escaparate de objetos con gran ligación emocional.

Al público le recibe Autorretrato en el curso del tiempo, una pieza con múltiples citas autobiográficas. Aquí se incluye la placa funeraria de su muerte el día de su nacimiento. A su vera se encuentran los otros dos lienzos. A un lado se presenta Autorretrato del 44 con un aire pop que presenta la imagen de los estudiantes de la posguerra y del franquismo. Al otro, Lugar para descansar, en el que reproduce la lápida de una persona fallecida el mismo día de su nacimiento. Con esta declaración de intenciones y este juego contemporáneo del yo y el otro inicia este itinerario. Una idea del paso del tiempo con la presencia del humor que marca su propuesta.

Lo individual y lo colectivo en la sociedad de consumo

Al avanzar en la exposición, se plantean dos espacios diferenciados en las grandes salas frontales. Por una parte, las variaciones sobre los bodegones y el despliegue en piezas de los papeles de Vasar. La intención es descubrir el modo de trabajo de Alfredo Alcain, así como sus temas recurrentes. Aunque siempre incorporando la sintonía del momento. Asimismo, se manifiesta su empeño en ser “uno y colectivo”, integrando pequeñas obras de artistas amigos. En la otra gran sala esperan sus pinturas de los últimos veinte años, junto a esculturas de pequeño formato en bronce y madera. Estas obras ponen de relieve esa faceta casi manual de la obra de Alcain.

En los corredores y salas intermedias, otros objetos de su pintura y obra de papel dialogan con el lenguaje pop de los años sesenta. Dibujos de teléfonos situados junto a las vitrinas con material documental son algunos ejemplos de lo que se puede encontrar en esta parte del recorrido. Además, se puede observar la serie de modelos icónicos de barrios castizos de Madrid. De esta manera, Alfredo Alcain establece relaciones y transmite su intención y el amor por el arte, visible en las numerosas citas y referencias. Es por ello que esta muestra pone de manifiesto esa temática en la que oscila su obra, entre el pop y el realismo crítico. Busca, por tanto, el reflejo de la sociedad de consumo y el de la realidad urbana madrileña.
 

DATOS DE INTERÉS DE LA EXPOSICIÓN

Título: Alfredo Alcain
Artista: Alfredo Alcain
Comisariado: Miguel Fernández-Cid
Producción: MARCO, Museo de Arte Contemporánea de Vigo
Lugar: Museo de Arte Contemporáneo de Vigo – MARCO. Salas de exposición de la primera planta
Fechas: del 28 de enero al 17 de julio de 2022
Horarios y dirección: consultar
Precio [entrada a exposición]: gratuita
Últimas entradas de SFF Magazine (ver todo)