La exposición presentada por Hauser & Wirth, sobre Philip Guston, destaca las transformaciones del artista con el paso del tiempo

Philip Guston | Hauser & Wirth | StyleFeelFree
Obra: Musa, 1975 © Philip Guston | Fotografía cortesía de Hauser & Wirth | StyleFeelFree

La galería Hauser & Wirth, en Suiza, expone tanto de forma presencial —aunque actualmente esta modalidad no está disponible por la pandemia— como online, 14 creaciones del artista canadiense Philip Guston (1913, Canadá – 1980, EEUU). En Transformation, recorrido que se divide en los periodos de abstracción (1952-64) y figuración (1968-77) a los que se dedicó el artista, las obras muestran la complejidad y profundidad de la iconografía de Guston. Mediante su ejercicio, el pintor reveló su compromiso con la experiencia directa. Ello suscitó que se moviese de un lenguaje pictórico, relacionado con su estudio; a otro marcado por los motivos contemplativos, inspirados por la poetisa Musa Mckim, con quien estaba casado. Así, estos profundos trabajos personales trascendían a su experiencia diaria, lo que le llevaron a mostrar una visión íntima de su proceso creativo.

La exposición. El camino hacia la figuración

El recorrido comienza con la primera etapa de Philip Guston. En ella, las obras abstractas del artista ya le anunciaban como una de las futuras figuras más relevantes del movimiento. Sin embargo, durante este periodo de abstracción comenzaron a producirse cambios en sus creaciones que dejaban adivinar la llegada de una nueva etapa artística. Piezas abstractas como Vessel (1960), caracterizadas por un uso de colores llamativos y vivos, eran sustituidas por trabajos como The Actors V (1962) o Group II (1964). Estas pinturas, dominadas por formas densas y negras integradas en espacios llenos de humo, obligaron, poco a poco, a olvidar la previa abstracción lírica de su obra. Esta etapa, que abandonó progresivamente, fue utilizada por Guston para buscar una nueva forma de autorepresentación, temática que marcó su producción hasta su muerte.

La muestra continúa con la transformación del artista, quien ya puede definirse como un pintor figurativo. Las nuevas creaciones de Philip Guston destacan por su tangibilidad, ahora orientada hacia el dibujo. El artista aplica esta característica a formas básicas, que lentamente manifiestan un vocabulario fascinante para describir objetos de lo más cotidianos. A mediados de los años 70, Guston crea un lenguaje propio de símbolos pictóricos, lo que se vio reflejado tanto en la intimidad de sus piezas, como en la continua autorreflexión que estas transmiten. Asimismo, durante estos años comienza a dedicar su obra a Musa McKim, quien comienza a aparecer con asiduidad en ella. Para él, supone una continua fuente de reflexión. Así, obras como The Poet (1975) demuestran el predominante papel que la poesía y el poder de la relación con su esposa tenían en sus últimas creaciones.

Philip Guston. Artista en eterna transformación

Philip Guston. Transformation presenta al artista y su continua evolución, mediante la que reacciona con gran vigor y pasión ante los diferentes problemas a los que ha de enfrentarse. Gracias a su confianza en sí mismo, Guston es capaz de cambiar con valentía de la abstracción expresionista de la que es pionero, a la figuración. Esta seguridad propia, así como su percepción de la pintura como punto de encuentro entre el pensamiento y el sentimiento, hacen que sea considerado uno de los artistas más relevantes del siglo XX.
 

DATOS DE INTERÉS
Título: Transformation
Artista: Philip Guston
Lugar: Hauser & Wirth St. Moritz
Exposición online: en la web de Hauser & Wirth
Fechas: del 23 de diciembre del 2020 al 28 de marzo del 2021 / Online a partir del 18 diciembre del 2020
SFF Magazine