Rosana G. Alonso
Conecta

Los aspectos más sórdidos de la sociedad contemporánea vuelven a ser protagonistas en ‘Las hijas de Abril’ del mexicano Michel Franco

Las hijas de abril | StyleFeelFree
Fotograma de Las hijas de abril | StyleFeelFree
SINOPSIS
Valeria, de 17 años y embarazada, vive junto a su hermastra Clara en la costa de México en un entorno que parece idílico. La madre de ambas, apenas tiene contacto con sus hijas, pero Clara decide llamarla a pesar de la reticencia de Valeria, porque teme que con la llegada del bebé, no estén preparadas para lo que tendrán que afrontar. Abril [Emma Suárez] se presenta entonces en la vivienda familiar con toda la voluntad de hacerse cargo de la familia, pero pronto se descubrirá por qué Valeria no quería pedirle ayuda.

Michel Franco nos tiene acostumbrados a películas difíciles de digerir que cuestionan la realidad enfrentando a los personajes a experiencias trágicas y dolorosas que llegan al espectador como impredecibles fenómenos de la naturaleza. Si su primer largometraje, Daniel & Ana, inspirado en hechos reales, fácilmente dejaba estupefacto a cualquier espectador no acostumbrado a historias que no solo tienen que lidiar con la tragedia, sino también con el tabú, esta no fue sino el aperitivo que siguió a Después de Lucía, una cinta en la que el bulling más sórdido acaba por dejar con muy mal cuerpo a cualquiera que se preste a verla. Dos filmes que han marcado la trayectoria de Michel Franco hacia terrenos difíciles argumentalmente, y también muy complicados de abordar para que el resultado no acabe empañando su buen hacer, hacia un tipo de cinematografía que se regodea en un sensacionalismo gratuito. Nada más lejos de la realidad. Sus historias punzantes siempre revelan algo que hay que destapar. Su México natal quizás sea un buen lugar desde el que observar esa violencia social sumergida y habitual.

Sin embargo y a pesar de estas imponentes incursiones en lo cinematográfico, la película que más me impactó fue Chronic con un inmenso Tim Roth, que parece ser, volverá a participar en el próximo proyecto de Michel Franco. Esta no fue un alto en el camino, pero en cierta forma, en la trama, lo compasivo le ganó la batalla a lo perverso. Siempre parece que hay esa lucha interna entre lo compasivo [paterno-filial en Después de Lucía] y lo perverso [el acoso escolar en la misma Después de Lucía] que el espectador no espera, en los filmes del mexicano. Una perversidad que opera silenciosa, entre sombras, también en una vida cotidiana en la que de improviso saltan las alarmas, cuando los medios informativos revelan alguna historia que sobrepasa lo razonable, con protagonistas, aparentemente, no tan sospechosos, como cabría de esperar.

En Las hijas de Abril Michel Franco recupera el énfasis de esa perversidad escondida que revela problemas sociales, que trascendiendo lo individual escalan hacia un colectivo con sus pautas sociales propias, según el momento en el que sucede la acción. Y el momento de Las hijas de Abril es el ahora más acuciante que entra en la psicología contemporánea. Las complejidades de las relaciones generacionales, aquí en el seno familiar, y en sociedades predispuestas al placer por una publicidad y consumo invasivo que no conoce targets excluyentes, parecen ser el toma y daca de conflictividades por explorar en las que Michel bucea sin miedo de quedarse sin oxígeno. En todo caso, el oxígeno es al espectador al que le hace falta para abordar sus incisivas tramas. Quizás no tanto en Las hijas de Abril. Si bien el papel que interpreta Emma Suárez es extraordinario, su composición no deja de estar marcada por un énfasis disruptivo que contempla la posibilidad de ver en él una lectura complicada, si lo abordamos desde la transversal. Situación que acaba desencadenando un final en el que, siendo igual de abrupto que en anteriores incursiones, abre puertas que se cierran sin hacer ruido. Y Michel Franco nos tiene habituados al ruido sonoro.
 

Tráiler de Las hijas de abril | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Las hijas de abril
Duración: 93 minutos
Dirección: Michel Franco
Guion: Michel Franco
Fotografía: Yves Cape
Vestuario: Evenly Robles
Montaje: Jorge Weisz y Michel Franco
Reparto: Emma Suárez, Ana Valeria Becerril, Hernán Mendoza, Joanna Larequi, Enrique Arrizon, Iván Cortés, Giovanna Zacarías, José Ángel García, Tony Dalton
Fecha de estreno España: 20 de octubre de 2017
FESTIVALES Y PREMIOS
Nominaciones:
Festival de Cine de San Sebastián (2017): Nominada al Premio Horizontes Latinos
Premios:
Festival de Cine de Cannes (2017): Premio Especial del Jurado en la sección Una Cierta Mirada
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2017 con valoraciones de películas