El niño y la bestia | La construcción del yo desde la otredad

La ficción animada vuelve a servirle de soporte a Mamoru Hosoda, en El niño y la bestia, para acercarse a esos otros con los que construir constelaciones familiares en sociedades desarrolladas

El niño y la bestia | StyleFeelFree

Fotograma de El niño y la bestia | StyleFeelFree

Una de las grandes virtudes que tiene la animación, por medio de la ficción, es su capacidad de hablar de asuntos actuales de impacto social, consiguiendo al mismo tiempo que los mensajes vayan directamente al área del cerebro donde anida la imaginación, lo que repercute en una recepción más efectiva de los mensajes que se quieren transmitir desde lo audiovisual. En El niño y la bestia  el reputado realizador de anime japonés Mamoru Hosoda autor de la aclamada Los niños lobo, su anterior trabajo estrenado hace ya cuatro años, vuelve a servirse de todos los recursos que la animación le presta, para recrear una sugestiva historia imaginada que vuelve a hacer hincapié en esos otros que repercuten en los trayectos individuales entablando un diálogo sobre las nuevas estructuras sociales desde focos familiares distintos a los tradicionales. Contextos familiares actuales que generan, al mismo tiempo, nuevos emisores de conocimiento en un mundo en el que, aquí, el modelo familiar construido en torno a los padres naturales y su progenie, deja paso a disfuncionales pero positivos modelos de socialización que anticipan valores más receptivos al intercambio y la aceptación de la diversidad que contribuye a un mundo más abierto y tolerante. Teniendo en cuenta que conviviendo con estas realidades en el panorama económico y político actual a nivel mundial, la brecha entre apertura-cierre cada vez es más evidente, El niño y la bestia  se vuelve necesaria para incidir en el fortalecimiento de los lazos con esos otros con los que es posible construir nexos íntimos e instructivos que deriven en valores más fraternales y empáticos con la globalidad, desde la identificación de identidades locales que nos representan y que no tienen por qué ser estáticas. Puesto que la apertura que desafortunadamente está motivada por lo económico, es más formal que real, ya que el cierre ocasionado por lo político custodiando intereses poco éticos, va ganando adeptos a juzgar por el avance europeo hacia la implantación de medidas represivas en todos los niveles; centrar la atención en la otredad, en lo diferente, es vital.

Para hablar de temas tan actuales, aunque no especialmente originales en su desarrollo, el realizador japonés recrea, tomando como escenario el distrito comercial de Shibuya en Tokio, un asombroso mundo imaginado habitado por dos submundos recreados con destreza y una creatividad perceptible en escenarios captados con gran detallismo que se vuelven vívidos y luminosos. En uno, viven los humanos, capaces de despertar en su interior aversos sentimientos destructivos. En el otro, las bestias, de sentimientos más nobles pero aparentemente más intimidatorias. Entre ambos mundos, un pasadizo que los conecta, imperceptible para los humanos pero al que llega un niño que trata de huir de su realidad. Aunque chocan al principio, bestia y niño encuentran en el otro lo que están buscando, la posibilidad de crecer juntos, formando entre ellos una relación padre e hijo que es el cimiento sobre el que edificar esas nuevas estructuras que explican lo social contemporáneo dotándolo de sentido y que siguen su evolución natural a través de las distintas relaciones que surgen en el ciclo de una vida. Un significado que en El niño y la bestia se vuelve sagaz y enérgico motivado por el excelente trabajo de doblaje en la versión original en japonés, en el que participan consagrados intérpretes como Koji Yahusho o Lily Franky así como otros más jóvenes como Suzu Hirose que hace poco pudimos verla en Nuestra hermana pequeña de Kore-eda Hirokazu.
 

Tráiler de El niño y la bestia | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Bakemono no Ko (The Boy and the Beast / El niño y la bestia)
Dirección: Mamoru Hosoda
Guión: Mamoru Hosoda
Música / banda sonora: Masakatsu Takagi
Doblaje (voces): Koji Yajusho, Aoi Miyazaki, Shota Sometani, Suzu Hirose, Masahiko Tsugawa, Yo Oizumi, Lily Franky
Fecha de estreno España: 22 de Abril de 2016
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2016 con valoraciones de películas
Rosana G. Alonso

Rosana G. Alonso

Alma mater de StyleFeelFree. Alquimista de sueños rotos, esperando que amanezca | Twitter