Rosana G. Alonso
Conecta
Últimas entradas de Rosana G. Alonso (ver todo)

Noah Baumbach vuelve a incidir en los síntomas de lo contemporáneo en ‘Mientras seamos jóvenes’, trazando líneas de demarcación entre generaciones

Mientras seamos jóvenes | StyleFeelFree
Fotograma de Mientras seamos jóvenes | StyleFeelFree

¿Existen brechas intergeneracionales? Con poco que nos asomemos a ese social tangible en modos y costumbres avivados especialmente por los cambios tecnológicos, políticos y económicos, es evidente que sí. Aunque hay que tener en cuenta que estas brechas responden a patrones estereotipados que no contemplan la singularidad individual, sino que exploran lo social en masas identificables a las que se les atribuye que experimentan lo circundante en función a estratos. Noah Baumbach, en su trayectoria, siempre ha indagado en esos síntomas de lo social contemporáneo que le han permitido construir personajes ambivalentes y extravagantes, pero conectados con esos arraigos a lo actual. Esto le ha conferido un hacer, que manteniéndole en un modo independiente, cada vez busca más reconciliarse con un comercial sujeto a etiquetas y dictámenes. De ahí que entre los personajes de Una historia de Brooklyn  (2005) y Margot y la boda  (2007) con una irreconocible y fabulosa Nicole Kidman, y los que ha ido trazando desde Greenberg, en el que contó ya con la presencia del carismático y reconocible Ben Stiller, que vuelve a ser protagonista en >Mientras seamos jóvenes, exista un avance hacia patrones menos bohemios y libres. Si bien es cierto que Baumbach ha sido capaz de encauzar con ingenio ambas polaridades que le permiten mantenerse en la cuerda floja entre la demanda y la autoría.

En ‘Mientras seamos jóvenes’ Noah Baumbach indaga en las brechas intergeneracionales volviendo a contar con Ben Stiller como nota estelar en un tragicómico que parece haber patentado.

En Mientras seamos jóvenes  esa división queda latente en un reparto con mucho reclamo —Ben Stiller, Naomi Watts, Adam Driver y Amanda Seyfried, entre otro— que aborda sus roles con soltura y credibilidad en interpretaciones que responden a patrones típicos de la comedia americana, pero vinculados a ese realismo social que torna estereotípico, por mucho que tenga de razón de ser; y que sin embargo, se salva porque el autor de la reciente Frances Ha  sabe resolver sus cintas con una frescura premeditada, vinculada a un social contemporáneo que reconocemos en sus temáticas.

Y así, si bien los temas que se afrontan en Mientras seamos jóvenes  se tornan ligeros, no dejan en cambio de señalar muchas de las claves para entender los modos, estéticas y divergencias creativas y tácticas entre generaciones. La forma de llevarlo a cabo no podía ser menos pintoresca, pero efectiva. Dos parejas, una de veinteañeros, en la que el papel de Adam Driver, también intérprete en Frances Ha,  —Baumbach gusta de repetir con los actores— recuerda al personaje de Anne Baxter en Eva al desnudo  de Mankiewicz— la brecha generacional aquí sí es sustancial— y la otra en los cuarenta, interactúan en función a esquemas establecidos a su rango de edad, lo cual no implica que en todo ello no haya una verdad reconocible: la distancia que está marcando el siglo XXI con el anterior siglo XX, afectando inevitablemente a todas las generaciones, es una realidad más que evidente en la interacción social, la creación e incluso en lo ético y moral.
 

FICHA TÉCNICA
Título original: While We’re Young (Mientras seamos jóvenes)
Dirección: Noah Baumbach
Guión: Noah Baumbach
Reparto: Ben Stiller, Naomi Watts, Amanda Seyfried, Adam Driver, Charles Grodin, Brady Corbet, Maria Dizzia, Dree Hemingway, Adam Horovitz, Adam Senn, James Saito, Ryan Serhant, Greta Lee, Ashley James, Matthew Maher
Fecha de estreno España: 4 de Septiembre de 2015
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2015 con valoraciones de películas