Andrzej Wróblewski: la atracción de los polos opuestos

La muestra Verso / Reverso, una retrospectiva sobre el artista polaco Andrzej Wróblewski, evidencia en el Palacio de Velázquez las paradojas del artista al enfrentarse a su tiempo, el de la posguerra europea

Andrzej Wróblewski | StyleFeelFree

Obra: Sala de espera II, (En silla I), 1956 © Andrzej Wróblewski | Foto: Y.Yu, © StyleFeelFree

El inusitado itinerario artístico que trazó Andrzej Wróblewski, figura central del arte polaco, se revela trazando círculos alrededor de sus obras. Para comprobarlo hay que acercarse a la exposición que el Museo Reina Sofía en colaboración con el Museo de Arte Moderno de Varsovia plantea en el palacio de Velázquez del parque del Retiro en la muestra Andrzej Wróblewski. Verso / Reverso. Esta toma de posiciones física que invita a bordear la obra [utilizó en muchos de sus trabajos las dos caras del lienzo otorgándoles un sentido nuevo] es representativa de un juicio que plantea una complejidad resuelta en el soporte, la concepción y la propia iconografía vacilante, a propósito, entre distintas tendencias. La abstracción y la figuración danzan en un baile que cambia el ritmo al antojo de las necesidades de una época, la de la posguerra europea, que reescribió “para buscar una forma de expresar su mundo”, matiza Marta Dziewanska, comisaria de la muestra junto a Éric de Chassey. Pero también el realismo más dramático con una ironía celada, la esperanza con la tragedia, los colores explosivos con los cromas cenizos y azulados, la fragmentación con un todo ordenado y preciso que entraña un idealismo latente. Igualmente, la presencia con la ausencia, tan reveladora en algunas de sus obras como en aquellas en que los muertos, pintados de azul, siguen entre los vivos [Niño con madre muerta  o su luctuosa serie de Ejecuciones ]. Una presencia y ausencia que se vuelve poderosamente significativa en Sala de espera II, (En silla I)  en la cual la abrumadora y robusta imagen de una mujer sentada en una silla, amplifica la desoladora nostalgia que deja la silla contigua, vacía y desalmada. El verso y el reverso, en todas sus obras [no sólo en las que están pintadas a doble cara] cuestiona y apunta, aunque indirectamente. Como señala Borja Villel “claramente este juego no se limita a un positivo-negativo”  ya que Andrzej Wróblewski mostró “una fractura que hace que sea una figura incómoda”, destaca el director del Reina Sofía refiriéndose a las fisuras que alejan a Wróblewski de un canon dado. Aunque curiosamente, en ese antagonismo lacerante, de opuestos avenidos, acechan tantas respuestas como se quieran descubrir.

Algunas de esas respuestas se desentrañan ahora de forma visible, las otras, cabe buscarlas. Porque están, por un lado, las respuestas que el artista materializó. Y por otro, las que asimismo los receptores descubren abriendo nuevos caminos. Además, las explicaciones que dieron otros artistas a través de loables interpretaciones del legado de Wróblewski. Reseñables las composiciones fílmicas que abordaron los cineastas Andrzej Wajda en Todo a la venta  [su trabajo más personal, un homenaje a sus amigos muertos] y Konrad Nalecki en Abrir y cerrar los ojos. Dos propuestas que en la conmemoración a Wróblewski se descubren, para la muestra en Madrid, cargadas de significado. Líricas. Como también lo son algunos de los trabajos del artista polaco, especialmente los que realizó en su última etapa. Andrzej Wróblewski murió a la edad de 29 años y en apenas diez realizó una prolífica obra. En la exposición Verso / Reverso, se muestran, del total de su producción, 150 obras que inciden en sus etapas más personales entre 1948-1949 [sus inicios artísticos] y 1956-1957 [la última etapa del artista]. “Dos períodos en los que trató de visualizar las contradicciones con las que él mismo se enfrentaba sin tomar partido”, declara Éric de Chassey. Y explica a continuación, “por una parte él quería cambiar el mundo a través de una visión utópica o heterotópica pero por otra, quería valorar la realidad, muchas veces, en toda su dureza”. Esta dualidad se manifiesta en “una tensión entre la idea utópica del arte como vehículo para cambiar el mundo y el recuerdo de la guerra”  matiza Marta Dziewanska. Descubrirlo es adentrarse en un paraje en el que el tiempo parece detenerse en esa confrontación entre la esperanza conducida por hombres que manejan su destino [sus obras reiterativas con chófer ] y su contrario, la desesperanza, que trata de no ir a la deriva en una suerte de pacto entre opuestos.
 
Andrzej Wróblewski | StyleFeelFree

Espacio expositivo de la muestra Andrzej Wróblewski. Verso / Reverso  | Foto: Y.Yu para © StyleFeelFree

Andrzej Wróblewski | StyleFeelFree

En primer plano, La liquidación del gueto, 1949 de © Andrzej Wróblewski | Foto: Y.Yu para © StyleFeelFree

DATOS DE INTERÉS
Título: Andrzej Wróblewski. Verso / Reverso
Artista: Andrzej Wróblewski
Comisariado: Éric de Chassey y Marta Dziewanska
Lugar: Palacio de Velázquez (Parque del Retiro, Madrid)
Fechas: 17 de Noviembre de 2015 – 28 de Febrero de 2016
Entrada: acceso libre y gratuito
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter