Rosana G. Alonso
Conecta

El binomio Baumbach / Gerwig consigue con ‘Mistress America’ patentar una fórmula eficaz que convence a propios y ajenos al cine independiente estadounidense

Mistress America | StyleFeelFree
Imagen promocional de Mistress America | StyleFeelFree

El primer proyecto cinematográfico en el que Noah Baumbach y Greta Gerwig colaboraron fue Greenberg  en 2010. Desde entonces el tandem actriz-realizador, tanto desde lo personal como desde lo propiamente profesional, ha marcado las pautas de un nuevo cine que se crece en los contrastes. Entre una identidad que trata de no perder las constantes formales y creativas que Baumbach materializó en Margot y la boda  o Una historia de Brooklyn, al tiempo que se alimenta de pautas propias del cine más comercial conformando un híbrido que en el balance gana adeptos al tiempo que indaga en las constantes vitales de la contemporaneidad. Algo que desde Frances Ha  ha sido notorio, aunque esta formalmente se resolvió con más ímpetu por destacar el encuadre provocando una belleza formal que fue el rasgo más notorio de la cinta. Por lo demás, no dista mucho de las siguientes incursiones que el cineasta realizó. Tanto en Mientras seamos jóvenes  como en Mistress America  que hoy se estrena, el afán por indagar en las pautas sociales que marcan el ritmo actual desde la ciudad de Nueva York, es evidente. Una forma de hacer que en Mistress America  resulta más convincente augurando que el binomio Baumbach-Gerwig también es efectivo en la colaboración de guiones. De hecho en el resultado se vislumbra un retrato poderoso de una Greta Gerwig como icono de una mujer contemporánea que se reconoce en esquemas populares, algo que lleva tiempo tratando de conformar y que parece haberlo logrado en esta cinta. Una mistress America [Greta Gerwig como Brooke] que es una antiheroina producto de la sociedad actual marcada por la tensión provocada por las nuevas dinámicas estimuladas por la vida en red y los códigos activos generados por una productividad cada vez más vertiginosa alimentada precisamente por los gestos residuales de esa vida en red. Junto a Greta Gerwig, el personaje de Tracy, interpretado por Lola Kirke, también se vislumbra como otro retrato femenino diseñado bajo las premisas de ese social reconocible y distintivo entre las distintas generaciones. Las brechas generacionales, no obstante, son motivo de exploración en las últimas películas de Noah Baumbach como síntoma del ritmo trepidante que está marcando la tecnología y con ella, los cambios experimentados en la forma de relacionarnos, tan trepidantes como los mismos modos de producción. Con Mistress America, inspirada en películas de los ochenta como Buscando a Susan desesperadamente, un modelo que funciona desde la sintasix centrada en un personaje seductor que arrastra a otro a una trepidante aventura, Baumbach y Gerwig consiguen armar un guión fresco y dinámico que parece marcar las pautas de una fórmula propia que es el resultado de una unión fructífera y desprejuiciada en modos y formatos apta para todos los públicos.
 

Tráiler de Mistress America | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Mistress America
Dirección: Noah Baumbach
Guión: Noah Baumbach y Greta Gerwig
Reparto: Greta Gerwig, Lola Kirke, Matthew Shear, Jasmine Cephas-Jones, Heather Lind, Michael Chernus, Cindy Cheung, Kathryn Erbe, Dean Wareham
Música / banda sonora: Dean Wareham y Britta Phillis
Fotografía: Sam Levy
Fecha de estreno España: 20 de Noviembre de 2015
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2015 con valoraciones de películas