La ópera prima de Alauda Ruiz de Azúa, ‘Cinco lobitos’, es el retrato de una verdad que se acerca al concepto de familia con absoluta poesía y viveza

Cinco lobitos | StyleFeelFree
Imagen de la película Cinco lobitos | StyleFeelFree

Cinco lobitos es la historia de Amaia. Una mujer cuya vida se ve completamente trastocada tras el nacimiento de su hijo ya que la relación con su familia se vuelve caótica. Partiendo de esta premisa, la cinta parece señalar a la clásica película familiar española. Todo lo contrario. La directora apunta a algo mucho más complejo, lograr un retrato de pura verdad. Un concepto de verdad muy cercano al que definía Tarkovski en Esculpir en el tiempo. El aclamado director veía el cine como el acto de mostrar pedazos de realidad. A partir de ellos, el espectador les da respuesta a través de la observación de sí mismo. Todo lo mencionado se encuentra en Cinco lobitos. Conservando cierto grado de poesía, Alauda Ruiz de Azúa impacta con una definición humana que revuelve el interior.

En relación a lo anteriormente mencionado, Cinco lobitos es una ópera prima impresionante y compleja, con una calidad tal que es difícil de abordar. La obra aunque podría decirse que está vertebrada por el concepto de maternidad se encuentra englobada bajo el paraguas de algo mayor, la vida. Alauda se acerca a la familia como la verdad más elemental en la vida de toda persona. Lo único que no podemos elegir es quiénes la conforman. Por ello, escoge una historia en la que una hija abarrotada de dificultades se ve en la tesitura de cuidar a su madre. La hija debe hacer de madre y, al mismo tiempo, necesita ser hija más que nunca.

Sustentando la potencia de la cinta, Cinco lobitos tiene un mensaje que cala incluso más hondo actualmente. Con la expansión de Internet, la creación de nuevos puestos de trabajo freelance y el mito norteamericano de la persona que se crea a sí misma, se ha impulsado la llamada cultura del esfuerzo. Esta filosofía deriva en un reduccionismo de la existencia del ser humano. Por consiguiente, se alimenta una fantasía en la que aquello que rodea al individuo no es relevante. Todo lo que importa es el empeño y el talento. En definitiva, si no triunfas es porque no quieres. A raíz de todo lo anterior, el largometraje se encarga de desmontar este falso mito. A partir de su protagonista se revela una realidad más cruda, una donde la circunstancia es realmente definitoria. Amaia no es lo que sueña ser, es lo que sus seres queridos necesitan que sea.
 

Consulta los ESTRENOS DE LA CARTELERA DE CINE DEL 2022 con valoraciones de películas