El Museo Reina Sofía presenta la primera retrospectiva en Europa de Belkis Ayón, la artista cubana que exploró la mitología de la sociedad Abakuá para componer un discurso artístico de enorme fuerza visual

Belkis Ayón | Museo Reina Sofía | StyleFeelFree
Vista de la exposición Belkis Ayón. Colografías en el Museo Reina Sofia | Archivo fotográfico del Museo Reina Sofía | StyleFeelFree

La artista Belkis Ayón (La Habana, Cuba. 1967-1999) creó un lenguaje singular que le sirvió para expresar cuestiones éticas, estéticas e ideológicas. Y lo hizo centrándose en la reinterpretación de la iconografía mítica Abakuá. Esta hermandad fue llevada a Cuba por los esclavos africanos a principios del siglo XIX. Aquí fue entendida como una sociedad secreta de ayuda mutua afrocubana creada por y para hombres, por lo que la mujer no tenía cabida. Un cosmos de creencias y rituales que sirvieron de base a Ayón para idear un universo visual que también reúne elementos iconográficos de la religión católica. La artista aglutina todo este bagaje ideológico, desde su posición de atea, para dar forma a una corta pero intensa trayectoria artística que el Museo Reina Sofía recoge en Colografías, la primera monográfica que se le dedica en Europa. Un recorrido por 80 obras que produjo entre 1986 y 1999.

Conjuntamente a la elección temática, otro de los ejes claves de la obra de Belkis Ayón es la técnica. La creadora encuentra en la colografía el modo de expresarse, siendo la clave de esta muestra que reúne cuarenta piezas bajo este proceso. Esta práctica, poco usual, consistía básicamente en pegar, a modo de collage, diversos materiales en una plancha. De este modo, Ayón logró desarrollar un método único caracterizado por una gran variedad de matices y texturas. El resultado son piezas de grandes dimensiones que resultaron ser muy novedosas cuando se presentaron por primera vez en Cuba. A pesar de ello, la producción inicial de Belkis Ayón guarda cierta analogía con la estética Pop del cartel cubano. Más adelante, del color iría evolucionando hacia el blanco y negro, con una escala de grises muy acusada que confería una mayor carga dramática.

En un tiempo y un lugar

El itinerario que nos ocupa recorre los 13 años de producción de Belkis Ayón. Una creación que parte de sus primeras obras que datan de 1985, cuando aún era estudiante en la Academia de San Alejandro de La Habana. En esta primera etapa descubrimos composiciones geométricas que responden a las demandas académicas, enfrentando ya sus primeras lecturas visuales de la iconografía Abakuá. Continuando su proceso artístico, en 1988 empieza a iniciarse en las colografías. Estas son obras de gran formato en las que se ensamblan hasta nueve secciones impresas.

En el trabajo de Ayón tienen cabida todos los temas acuciantes de su época. Retrata la censura, la violencia, la intolerancia, la exclusión, las desigualdades, los mecanismos de control o las estructuras de poder. Al mismo tiempo, la singularidad del contenido y el enfoque con el que eran tratados estos temas anunciaban ya a una artista que transgredía los mitos para adaptarlos a su tiempo y circunstancias. Al respecto, los títulos de sus trabajos nos dan pistas sobre los sufrimientos que estaba experimentando la artista. Epígrafes como traición, agonía, soledad, profundos miedos, acoso o desasosiego son muy definitorios en su creación y relato. Cabe señalar también que su madurez creativa fue conformada en un momento de profunda crisis en Cuba. En este sentido, la caída del telón de acero y el derrumbe del socialismo en Europa son dos episodios clave que marcan su trayectoria.

Climax y últimos pasos

Entrando de lleno en su producción, la década de los noventa es crucial en la carrera de Ayón. Al principio de la década amplía su visión de la religión Abakuá para acercarse a una espiritualidad más universal. Estos años son de gran actividad, y de hecho, 1993 es clave. Parte de las obras de este periodo fueron presentadas en la iglesia de St. Barbara de la localidad alemana de Breinig. Bajo el título Sostenme en el dolor, el conjunto de obras, de temática Abakuá, sustituyó las escenas tradicionales del vía crucis católico que ocupaban la nave central de la iglesia. Pero además, a cada una de las catorce piezas se añadió un segundo título relacionado con pasajes bíblicos, que dieron una nueva lectura al mito africano original. Una nueva narrativa que tenía como pieza central su alter ego, la diosa Sikán, sacrificada a manos de los hombres de su comunidad.

Acercándonos a sus últimas obras, a finales de la década de los noventa Belkis Ayón confiere a los personajes del rito Abakuá una dimensión casi épica. Lo consigue con formatos irregulares que se adaptan a la arquitectura o crean la ilusión de una nueva, aportando dinamismo y rompiendo con la bidimensionalidad del grabado tradicional. Así, sus piezas se sirven de un número cada vez mayor de ensamblajes que confieren a sus escenas y personajes una escala natural. Esto es muy definitorio en su última exposición en solitario Desasosiego/Restlessness (Couturier Gallery, Los Ángeles, 1998). En ella recoge una serie de colografías en forma de tondos, en las que, sin embargo, el habitual repertorio Abakuá da paso a imágenes autorreferenciales asociadas a experiencias personales. Su trágica muerte, en 1999, pondría fin a una obra en la que el conflicto y la búsqueda son determinantes.
 

DATOS DE INTERÉS DE LA EXPOSICIÓN

Título: Colografías
Artista: Belkis Ayón
Comisariado: Cristina Vives
Organización: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en colaboración con Belkis Ayón Estate
Coordinación: María del Castillo Cabeza
Lugar: Museo Reina Sofía (Madrid). Edificio Sabatini. 3ª Planta.
Fechas: del 6 de noviembre de 2021 al 18 de abril de 2022
Horarios y tarifas: consultar
Últimas entradas de SFF Magazine (ver todo)