El Centro Pompidou de París homenajea la vida y obra de Farid Belkahia, uno de los padres fundadores del arte moderno marroquí

Farid Belkahia | Centro Pompidou | StyleFeelFree
Obra: Inventaire, 1961 de Farid Belkahia © ADAGP, Paris, 2021 | Cortesía de Mathaf: Arab Museum of Modern Art, Doha | StyleFeelFree

Desde Cuba con el artista Wifredo Lam hasta Sudáfrica con Ernest Mancoba, el Centro Pompidou continúa su viaje por el arte moderno no occidental. Su siguiente destino es Marruecos, lugar en el que nació y murió la figura central de esta retrospectiva. Se trata de Farid Belkahia (Marrakech. 1934-2014), personalidad clave para comprender la modernidad artística poscolonial más allá de las vanguardias europeas y norteamericanas. Será hasta el 21 de junio de este año que se podrán contemplar los 140 trabajos que componen la exposición. Por medio de todos ellos, For a New Modernity se adentra en los distintos periodos vitales y artísticos de Belkahia. Desde su temprana etapa expresionista como estudiante en Praga, hasta sus posteriores manualidades de cobre y cuero, ya como artista reconocido en Marruecos.

La retrospectiva, organizada en colaboración con el Museo Árabe de Arte Moderno y la Fundación Farid Belkahia, rememora al artista como un creador incansable y apasionado. Es por ello que se le dedica un lugar relevante al dibujo, una actividad que Belkahia practicaba diariamente y con una fascinación particular. Para él, dibujar no era una forma de practicar o estudiar el arte, sino un medio que le permitía expresarse sin barreras. Al contrario que ocurría a la hora de elaborar formalmente una obra —una escultura, por ejemplo—, bocetarla implicaba superar toda limitación técnica o material. El dibujo como sinónimo de amanecer creativo, fuente de felicidad y ventana a un mundo en el que todo es posible.

Técnica ancestral contra la colonización

El comienzo de la década de los sesenta es una época crucial para la evolución artística de Farid Belkahia. Tras estudiar Bellas Artes en París y escenografía en Praga, donde dio vida a sus primeros grandes trabajos, regresa a Marruecos en 1962. Es allí, su lugar de origen, cuando comienza a especializarse en las manualidades y a experimentar con el cobre y el cuero. A través de estos elementos, el conjunto de su obra dialoga con las tradiciones autóctonas del norte del continente africano y del mundo árabe. En palabras del artista, “la elección del cobre como material es, ante todo, un acto de resistencia contra la colonización”. Nacía así un nuevo entendimiento del arte moderno que reivindicaba la herencia material de su propia cultura.

En el caso de la metalistería, Belkahia destacó por sus bajorrelieves de cobre. Por su relación con la Escuela de Bellas Artes de Casablanca, su estilo se entiende hoy como adscrito a cierto movimiento artístico. La escuela de Casablanca, en referencia a la ciudad marroquí, es como lo ha bautizado la Historia del Arte. Ya a mediados de los setenta, decide reinventar su propuesta artística y terminar de enlazarla a sus raíces ancestrales a través de la marroquinería. El tratamiento de las pieles y el cuero, debido a su organicidad, suponía para Belkahia una conexión con el cuerpo humano y su poesía intrínseca.
 

DATOS DE INTERÉS
Título: For a New Modernity
Artista: Farid Belkahia
Comisariado: Michel Gauthier
Lugar: Centro Pompidou, nivel 4
Fechas: del 10 de febrero al 21 de junio
Horarios y tarifas: consultar
SFF Magazine