La Fundación MAPFRE abarca la extensa obra de Lee Friedlander, el fotógrafo que puso orden al caos de la sociedad americana

Lee Friedlander | Fundación Mapfre | StyleFeelFree

Obra: Kyoto, Japón, 1981 © L. Friedlander | Cortesía del artista y de Fraenkel Gallery, San Francisco | StyleFeelFree

 

El fotógrafo que puso en perspectiva lo cotidiano, Lee Friedlander (Aberdeen, Washington. 1934), sigue actualmente renovando su lenguaje. Tras más de sesenta años fotografiando, su trabajo es reconocido como uno de los más influyentes del siglo XX. Así se puede constatar en la exposición que actualmente puede verse en la Fundación MAPFRE de Recoletos. La muestra, enmarcada dentro de la programación de PHotoEspaña 2020, hace un recorrido cronológico por su extensa obra, poniendo de relieve los ideales de la práctica moderna mirando hacia la cultura popular, en busca de inspiración.

Desde que en 1956 se instalase en Nueva York, los años sesenta son claves para ubicar el trabajo de Lee Friedlander. Es una década de mucha actividad. Participa en la muestra Toward a Social Landscape en la George Eastman House de Rochester, junto a Bruce Davidson y Garry Winogrand. Además, será reclamado para dos exposiciones en el MoMa. La primera, The Photographer’s Eye, representa su puesta de largo. Fiendlander es todavía un veinteañero pero ha llegado a la madurez como fotógrafo. La siguiente incursión en el MoMa, New Documents, será una pequeña exhibición muy emblemática. La razón es que en ella se reúne el trabajo de algunos fotógrafos que estaban renovando el lenguaje formal y conceptual, distanciándose de sus predecesores. Entre ellos vuelve a salir a relucir el nombre de Winogrand, y aparece el de Diane Arbus.

En adelante y hasta la fecha, Lee Friedlander seguirá depurando su lenguaje fotográfico que a día de hoy se reconoce por lo que Carlos Gollonet, comisario de la muestra, identifica con un interés por la metáfora visual que implica al espectador en un juego visual en el que la ironía resulta de “ingeniosas asociaciones que nos provocan desconcierto al conectar el disparate con la identificación”. En este sentido, en America by Car, un libro del artista publicado en 2010, recorre cincuenta estados en coches alquilados para hacer unas tomas, que a pesar de la complejidad de la composición, tienen puntos de vista muy íntimos y reconocibles. La técnica usada aquí es el marco dentro del marco. Esto es, el artista utiliza el interior del coche como marco para encuadrar sus paisajes, que fluctúan en un espacio intermedio entre lo conocido, lo asombroso y lo extraño.

La trayectoria de Friedlander, marcada por los viajes y por sus tomas urbanas, es también un proyecto en el que se conjugan los retratos de músicos de jazz con los retratos de familia, así como las instantáneas en las que investiga en las formas de la naturaleza y el paisaje agreste. Queda constancia de ello cuando en 1990 cambia su cámara de 35 mm por otra de medio formato, para poder capturar la inmensidad del desierto de Sonora. Sin embargo, su rasgo más característico lo vemos al identificar una serie de argumentos visuales confusos que sacuden al espectador. Hay en todo esto un sentido de ironía derivado de yuxtaposiciones de objetos e ideas aparentemente inconexas, que contrasta con una técnica muy rigurosa que pone orden al caos visual.
 

DATOS DE INTERÉS
Título: Lee Friedlander
Artista: Lee Friedlander
Comisarias: Carlos Gollonet
Producción: Fundación MAPFRE
Lugar:Fundación MAPFRE, paseo de Recoletos, 23 (Madrid)
Fechas: del 1 de octubre de 2020 al 10 de enero de 2021
Horarios y tarifas: consultar
SFF Magazine