Rosana G. Alonso
Conecta
Últimas entradas de Rosana G. Alonso (ver todo)

Mamoru Hosoda en ‘Mirai, mi hermana pequeña’ logra envolver al espectador en sus mágicos mundos pero no resulta tan resuelto como en ‘El niño y la bestia’

Mirai, mi hermana pequeña | StyleFeelFree
Fotograma de Mirai, mi hermana pequeña | StyleFeelFree

Mirai, mi hermana pequeña, es la primera película animada japonesa que se estrena en Cannes y el primer filme de Mamoru Hosoda en ser nominado a los Oscars de la Academia estadounidense. Con estos preliminares tenía muchas expectativas con esta cinta ya que además, El niño y la bestia me resultó un estimulante trabajo que ponía cierta resistencia a los modelos familiares tradicionales. A decir verdad, si bien es un admirable anime que juega nuevamente con distintas capas que mezclan la realidad con la fantasía, este proyecto no es tan resuelto como sus trabajos anteriores. Al fin y al cabo, su tesis, aunque tiene sus méritos y resulta interesante como se tejen las dinámicas familiares, desgranada, no deja de tener ciertas analogías con Qué bello es vivir de Frank Capra, en el sentido de que se busca llevar al personaje protagonista en un hipotético tiempo irreal, para que comprenda su presente.

Como ejercicio de estilo, no obstante, Mirai, mi hermana pequeña es destacable, especialmente por su ritmo que colorea con sentido del espacio. El cineasta japonés vuelve a priorizar el dinamismo que le permite la animación, y logra envolver al espectador en sus mágicos mundos que construye con su inconfundible sello que prioriza la exaltación de la imagen visual. Su trama, en cambio, acaba desbordándose en su propio éxtasis de querer excavar más allá de lo necesario, para llegar, al fin y al cabo, a un territorio transitado de fundamentos que pretenden modificar la forma que en general tenemos de percibir el entorno social, enfocado a lo inmediato, y aquí, con la familia como pilar fundamental.

A pesar de la maestría de Mamoru Hosoda, a Mirai, mi hermana pequeña le falta la chispa

Es evidente que hay cierto interés en este filme por iluminar, buscando reconducir a los públicos por horizontes prolijos. Ocurre a menudo con el anime, y en general con el cine de animación ideado para festivales, que abusa en no pocas ocasiones de la empatía que genera. Salvo que el mensaje se derive como contexto, al margen de los propósitos iniciales, esto puede repercutir en que los potenciales públicos de este tipo de cine acaben alejándose. Lo cual lleva a pensar que es preferible que el propio creador se sitúe al margen, permitiendo al espectador que saque sus propias conclusiones, e intentando facilitarle el camino para que lo haga.

Aunque he disfrutado mucho de películas animadas, encuentro que últimamente se está empezando a abusar de las bondades del género, haciendo que los recursos se sitúen por encima de una historia que además tiene su propio propósito, cuando es el estilo el que debería de estar a merced de un relato sin voluntad de subordinar a nadie. Mirai, mi hermana pequeña no es una excepción por mucho que la maestría de Mamoru Hosoda encubra esto. Realmente esperaba que saltara la chispa, que ese fulgor que a veces el anime provoca, volviera a surgir. Pero no fue así. El japonés ha demostrado en muchas ocasiones que es capaz de colocarse en los márgenes, y desde ahí, hacer magia. Es en esa posición donde me gustaría volver a verlo. Demostrar que domina el juego no es suficiente.
 

Tráiler de Mirai, mi hermana pequeña | StyleFeelFree Youtube

 

SINOPSIS
Kun es un niño pequeño que disfruta de una infancia feliz. Todo cambia cuando su madre vuelve a dar a luz y llega al hogar Mirai, la que será su hermana pequeña. Él entonces se siente desplazado, y encuentra que ya no se le dedica tanta atención. A partir de aquí todo un mundo mágico se abre a su alrededor. El presente se funde con el pasado y el futuro, para mostrarle que no es capaz de entender lo que ocurre, porque no tiene la suficiente perspectiva. Así, uno tras otro, Kun empieza a encontrarse con familiares en diferentes momentos de su vida: con su madre cuando era pequeña, con su bisabuelo cuando este era joven; y con su hermana pequeña, convertida en una joven que puede ayudarle cuando se encuentre en problemas.
FICHA TÉCNICA
Título original: Mirai no Mirai
Duración: 98 minutos
Dirección: Mamoru Hosoda
Guion: Mamoru Hosoda
Dirección de animación: Hiroyuki Aoyama y Ayako Hata
Dirección artística: Takashi Omori y Yohei Takamatsu
Director de imagen digital: Ryo Horibe
Vestuario: Daisuke Iga
Música / banda sonora: Masakatsu Takagi
Montaje: Shigeru Nishiyama
Distribuidora en España: Sherlock Films
Fecha de estreno en España: 15 de marzo de 2019
FESTIVALES Y PREMIOS
Festivales:
Festival de Cine de Cannes (2018): Quincena de Realizadores
Nominaciones:
Premios Oscar (2019): Nominada a Mejor Película de Animación
Golden Globes (2019): Nominada a Mejor Película de Animación
Hamburg Film Festival (2018): Nominada a Mejor Película de Animación
Festival de Cine de Valldolid (2018): Nominada a Mejor Película
Premios:
Premios Annie (2019): Premio a Mejor Película de Animación Independiente
Festival de Cine de Sitges (2018): Premio Anima’t a Mejor Película
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2019 con valoraciones de películas