Rosana G. Alonso
Conecta
Últimas entradas de Rosana G. Alonso (ver todo)

Si ‘La Leyenda del tiempo’ generó cierta expectación, su esperada segunda parte, ‘Entre dos aguas’, pierde naturalidad frustrando la curiosidad levantada en la película originaria

Entre dos aguas | StyleFeelFree
Fotograma de Entre dos aguas | StyleFeelFree

Es difícil posicionarse por Entre dos aguas, la nueva película de Isaki Lacuesta, evitando no dejarse influenciar por la acogida que en los últimos meses ha recibido la cinta y el cineasta. Para empezar, la sorpresa de la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián, cuando ya había sido galardonado con otra en el 2011 por Los pasos dobles (Els passos dobles, 2011). Y como guinda, el reconocimiento al propio autor a quien el Centro Pompidou de París le dedica, hasta el próximo 6 de enero, una retrospectiva de su obra. Por el camino, vamos conociendo otras recompensas. Y las que posiblemente vendrán. No sería ninguna sorpresa que Entre dos aguas apareciese en las próximas listas de nominados a los Feroz y los Goya 2019, después de saberse que ya figura como finalista de los Forqué, en la categoría de largometraje de ficción o animación.

En Entre dos aguas se opta por buscar cobijo manipulando una realidad determinante como declaración de intenciones

A pesar de los ecos, no acabo de empatizar con Entre dos aguas quizás porque La leyenda del tiempo, primer capítulo de esta obra, generó ciertas expectativas. Tengo la sensación de que se ha perdido espontaneidad y la sutileza no es precisamente el fuerte de una película centrada ahora en los hermanos Isra y Cheíto, cuando en la anterior película Saray, ese personaje tan diáfano y conductor de la narración, era esencial. Ahora solo aparece de soslayo para evitar quizás abordar un guión más complejo, que opta aquí por buscar cobijo manipulando, incluso en lo artístico con una fotografía sobreexpuesta, una realidad determinante como declaración de intenciones. Es posible que la distancia con la primera película que se toma de referencia (doce años) hiciese pensar en una audiencia nueva a la que se lleva de la mano, presentándole ciertos pasajes de aquella Leyenda del tiempo.

Quizás incluso el título pueda llevar a equívocos. Veo más a Entre dos aguas como una leyenda del tiempo en la que es determinante el paso de los años y como estos cambian a los personajes. Por otra parte, es curioso como el homenaje que Isaki Lacuesta le dedicó a Camarón en La leyenda del tiempo estaba partido en dos. Dos relatos de los cuales ahora se pierde uno, olvidándose de la joven japonesa que aterriza en el sur de España siguiendo los pasos de su ídolo hasta la isla de San Fernando, y con la intención de aprender cante.

A todo esto, también tengo que reconocer que en general no me gustan las segundas partes. Prefiero los dípticos o en su caso, las trilogías o los trípticos. Más especialmente en el cine, considero que este tiene que ser desarrollado con un sentido de catarsis que sea revelador en su ejecución, lo cual no tiene por qué implicar que haya lecciones de moral. Las lecciones de moral ya las da la propia vida y son las que realmente nos marcan. Como detonante de la vida Entre dos aguas me decepciona, no encuentro en este pasaje vital al Isaki Lacuesta acompañado de Isa Campo, muy perspicaz en la espléndida La próxima piel (La propera pell, 2016) o incluso al Lacuesta mordaz y exaltado en Murieron por encima de sus posibilidades, un tono que no le va a Entre dos aguas, pero que denotó una lucidez, de arraigo anarquista, que echo en falta.
 

Tráiler de Entre dos aguas | StyleFeelFree Youtube

 

SINOPSIS
Continuación de la Leyenda del tiempo en la que conocimos a los hermanos Isra y Cheíto. Ahora Isra está encarcelado por narcotráfico y Cheíto se ha enrolado a la Marina ejerciendo de panadero. Pronto volverán a reunirse en la Isla de San Fernando, cuando Isra sale de la cárcel y Cheíto regresa de la última misión. El reencuentro de los dos hermanos volverá a remover viejas heridas, recordando la muerte violenta de sus padres cuando eran niños. Es el momento de pasar página, superando el pasado o de quedarse en el dolor y equivocarse nuevamente de camino.
FICHA TÉCNICA
Título original: Entre dos aguas
Duración: 135 minutos
Dirección: Isaki Lacuesta
Guion: Isaki Lacuesta, Isa Campo y Fran Araújo
Fotografía: Diego Dussuel
Música / banda sonora: Raül Refree y Kiko Veneno
Montaje: Sergi Dies
Reparto: Israel Gómez Romero, Francisco José Gómez Romero, Rocío Rendón, Yolanda Carmona, Daniela, Erika y Manuela Gómez Rendón, Lorrein Galea y Manuel González del Tanago
Distribuidora en España: BTEAM Pictures
Fecha de estreno en España: 30 de noviembre de 2018
FESTIVALES Y PREMIOS
Festivales:
Festival de Cine Europeo de Sevilla (2018): Sección Special Screening
La SEMINCI de Valladolid (2018): Sección Spanish Cinema
Festival de Cinema Independent de Barcelona (2018): Film Inaugural
Festival Márgenes (2018): Film Inaugural
Nominaciones:
Premios Gaudí (2019): Nominada a Mejor Película en lengua no catalana, Mejor Dirección, Mejor Actor (Israel Gómez Romero), Mejor Guion (Fran Araújo, Isa Campo e Isaki Lacuesta)
Premios Goya (2019): Nominada a Mejor Película y Mejor Dirección
Premios Cinematográficos José María Forqué (2018): Nominada a Mejor Largometraje de Ficción
Premios:
Festival de Cine de Mar de Plata (2018): Premio a Mejor Actor (Israel Gómez Romero) y Premio a Mejor Película de la Competición Internacional
Festival de Cine de San Sebastián (2018): Premio Concha de Oro a Mejor Película
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2018 con valoraciones de películas