Rosana G. Alonso
Conecta

Más de cuarenta años después de la fiel adaptación musical de ‘El Principito’ de Stanley Donen, llega la obra animada de Mark Osborne como homenaje al libro de Antoine de Saint-Exupéry, adaptándose a los tiempos actuales

El Principito | StyleFeelFree
Fotograma de El Principito | StyleFeelFree

El Principito sigue siendo la pequeña gran obra intemporal imprescindible como iniciación a la Literatura universal y a la vida. Un acercamiento también a los procesos de creación que implican cierto grado de insatisfacción con un real que trata de descifrarse a través de lo imaginario. Ello la convierte en una suerte de antídoto milagroso que lleva a una experiencia de carácter numinoso para sus lectores adultos.

Recuperar ahora una obra tan significativa y ser fiel a su esencia, se convierte en un desafío importante que Mark Osborne afronta en la nueva versión de El Principito, esta vez íntegramente animada, sin buscar tanto la fidelidad a sus páginas como en la lograda versión de 1974 que únicamente resultó un poco cargante en algunas escenas musicales, si bien sigue siendo espléndida como fiel adaptación al libro original.

La intención de El Principito de Osborne va por otros derroteros. Con el firme propósito de rendirle un homenaje al legado más notorio de Antoine de Saint-Exupéry, la película rescata la esencia de su contenido descubriéndonos la historia de El Principito dentro de otro relato que lo sitúa. Esta es la historia de una niña en un mundo gris y perfecto ideado en CGI _ con imágenes generadas por ordenador _ que gracias a su anciano vecino, descubre el universo de El Principito, genialmente ideado en stop motion, ya que en realidad El Principito es un producto de la imaginación de la propia niña que empieza a descubrir por si misma que lo esencial es invisible a los ojos, parafraseando una de las citas más conocidas de la novela.

El hecho de conjugar técnicas artesanales con otras realizadas con programas informáticos, se convierte en una experiencia asombrosa que acaba siendo metáfora de cómo la imaginación puede transformar el mundo, volviéndolo livianamente comprensible a los ojos de una niña que se convierte en heroína de lo imposible, al aprender a discernir lo que es primordial de lo que es secundario en la vida. Algo que en El Principito le revela el zorro a su protagonista: Los hombres han olvidado esta verdad, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa.
 

Tráiler de El Principito | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Le petit Prince (The Little Prince / El Prinicipito)
Dirección: Mark Osborne
Guión: Irena Brignull y Bob Persichetti (Novela: El Principito de Antoine de Saint-Exupery)
Fotografía CGI: Kris Kapp, Adel Abada
Diseño de producción: Céline Desrumaux, Lou Romano
Director Creativo Stop-Motion: Jamie Caliri
Diseño de personajes: Peter de Sève
Música / banda sonora: Richard Harvey, Hans Zimmer
Montaje: Matt Landon, Carole Kravetz
Fecha de estreno España: 9 de Septiembre de 2016
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2016 con valoraciones de películas