Rosana G. Alonso
Conecta
Últimas entradas de Rosana G. Alonso (ver todo)

La Feria de Arte Contemporáneo ARCO 2016 nos deja tras de sí un panorama lleno de interrogantes, que parece calar también en algunos artistas que entienden que explicar la actualidad, a través del arte, es enfrentarse a una dialéctica romántica del caos

Obra de Gorka Mohamed en Arco 2016 | StyleFeelFree
Obra de Gorka Mohamed [Galería: Juan Silió] en © ARCO 2016 | Foto: © StyleFeelFree

Desde hace algunos años he estado realizando un particular recorrido por la Feria ARCO atendiendo a las tendencias. Darse una vuelta por ARCO y querer sacar conclusiones de las tendencias del arte, no es una tarea que a simple viste resulte sencilla. De hecho, no es que precisamente las ferias de arte en general y ésta en particular, estén pensadas para servir de guía de la realidad más ferviente interpretada por el arte. Las tendencias, tan importantes para explicar el arte del siglo XX porque en buena medida, especialmente la primera mitad, está catalogada y estudiada; generalmente no encuentran su hábitat en intentos generalistas que se acercan a salto de mata a planteamientos artísticos, y muchas veces favoreciendo un corporativismo poco razonado que afecta no solo a las ferias, sino a sus entornos. Todo porque se entiende que es preferible dar una visión de conjunto desordenada y pocas veces explicada desde la observación no solo racional sino sentida, que tratar de extraer del caos cada vez más visible en sociedades hiperconsumistas, lo que realmente tiene una razón de ser, de estar, de sentir. Con lo cual, al final, defender las tendencias se convierte en un acto de heroicidad poco heroico porque como generalmente se hace sirviendo a fines interesados, estas pierden toda credibilidad quedando en un poco meritorio lugar, lo que conviene también a muchos proyectos relacionados con el arte que no se esfuerzan en hacer una reflexión sincera que responda a los interrogantes que son necesarios para que las sociedades avancen. Ahora bien, una feria aunque debiéndose a su función esencial que es la mercantilística, ¿no debería también dar una visión ordenada de lo que acontece en el panorama artístico actual? Teniendo en cuenta también su responsabilidad social, ya que en buena medida también va dirigida al público general que puede visitarla ciertos días con una entrada que sigue siendo desorbitada, ¿no debería también servir de lugar para el diálogo, desde espacios chillout, que poco a poco han ido cediendo a otros pensados para el consumo, por no hablar de la zona vip, modelo banal y elitista donde los haya?

Esas son solo algunas de las cuestiones que me he ido planteando esta edición de ARCO 2016 mientras trataba de buscar un equilibrio, una explicación al caos. Y justamente pasando de unas tendencias a otras, deambulando de aquí para allá, y vuelta de un lado a otro, de pasillo en pasillo, he podido aunar en un conjunto las propuestas de algunos artistas que precisamente utilizan el caos como eje discursivo y estético de su planteamiento artístico en ARCO 2016. Una generación de artistas que ha nacido entre mediados de los sesenta y finales de los setenta, que no han tenido miedo de enfrentarse a dialécticas compartidas, enfrentadas, fracturadas; y muchas veces, desoladas. Si bien, generalmente, desde una perspectiva romántica que no por ello deja de cuestionar el mundo, a pesar de que pueda ser recurriendo al pasado, tratando de encontrar en él la forma de entender un presente dislocado y tocado. Una composición, la que he sido capaz de reunir, completamente masculina que también hace una idea de la poca presencia femenina en ARCO. Manuel Ocampo (Filipinas, 1965) en la galería Nosbaum Reding, Jonathan Meese (Con nacionalidad alemana aunque nació en Japón, 1970) en la galería Krinzinger, Enrique Marty (Salamanca – España, 1969) en la galería Deweer, Mohamed Gorka (Santander – España, 1978) en la galería Juan Silió y Travis Somerville (EEUU, 1973) en la galería Beta Pictoris. Todos ellos evidencian que cuando hay verdadero interés de encontrar la aguja en el pajar, se encuentra.
 

Obra de Manuel Ocampo en ARCO 2016 | StyleFeelFree

Obra de © Manuel Ocampo [Galería: Nosbaum Reding] en ARCO 2016 | Foto: © StyleFeelFree

Travis Somerville en ARCO 2016 | StyleFeelFree

Obra de © Travis Somerville [Galería: Maus Contemporary] en ARCO 2016 | Foto: © StyleFeelFree