La muestra ‘Color. El conocimiento de lo invisible’, en Espacio Fundación Telefónica, actúa como lugar de reflexión sobre lo intangible e incomprensible del color

Color. El conocimiento de lo invisible | Espacio Fundación Telefónica | StyleFeelFree
Vista de la exposición ‘Color. El conocimiento de lo invisible’ en Espacio Fundación Telefónica | StyleFeelFree

¿Qué es el color y cómo se forma? En torno a esta cuestión surge la exposición Color. El conocimiento de lo invisible de la Fundación Telefónica. Esta muestra explora las distintas facetas del color, desde la científica hasta la económica, social, cultural y artística. Su itinerario se construye con la presencia de artistas, creadores, investigadores y tecnólogos pasados y presentes que tratan de desentrañar el enigma de este concepto. Mediante este recorrido, el espectador puede comprobar que, a pesar del carácter definidor del color, en realidad es la certeza más incierta y el conocimiento menos real. Así, paradójicamente, su porqué permanece invisible a nuestros ojos y en constante evolución. De esta manera, partiendo de una base transversal entre ciencia y arte, la propuesta trata de acercarse al difícil significado del color.

Viaje científico por el color

La trayectoria expositiva de Color comienza con un primer ámbito dedicado a la ciencia del color, que parte del revolucionario experimento del prisma de Isaac Newton. Del físico se llega a los descubrimientos más avanzados de la astrofísica, la neurociencia o la medicina, que se sirven tanto del espectro visible como del invisible. En esta sección se exhibe una edición original del Optiks de Newton, junto a objetos experimentales históricos como prismas y materiales de gabinete de la época. Además, se proyectan cinco video-entrevistas a expertos de diferentes campos científicos. Siguiendo el recorrido de la sala, se recogen cartografías y taxonomías del color, que tratan de establecer sistemas organizativos para fijar y catalogar los colores visibles. La muestra recorre estas aproximaciones cartográficas combinando bibliografías originales, cartas de color artísticas e industriales, el diagrama de la CIE, sistemas cromatológicos modernos y las nuevas cartas de color digitales.

Por otra parte, la sofisticación de la tecnología y herramientas permite la aprehensión del color de forma más certera. De este modo, se despliega un camino por las distintas posibilidades desde la fotografía, el cine, la holografía, la televisión y el videojuego. No obstante, frente al exuberante espectro cromático de la tecnología actual, el blanco y negro como colores acromáticos siguen siendo capaces de captar la esencia de las cosas. Tal circunstancia se percibe a través de una demostración de coloreado de películas en blanco y negro procedentes del Archivo Histórico de Telefónica. Mediante una técnica de Inteligencia artificial desarrollada por la Universidad de Waseda (Japón) asistimos al cambio que opera el cromatismo en nuestra capacidad de reconocer lo cotidiano.

Sensorialismo cromático

Más allá de estas investigaciones científicas, la muestra Color explora el carácter emotivo y subjetivo del mismo. Su existencia, en realidad, es cambiante y subjetiva, pues la luz produce sensaciones cromáticas dispares en cada persona. Al ser una invención, contiene muchas convenciones culturales, históricas y sociales. Son estas convenciones las que se exploran en un recorrido histórico por obras de diferentes periodos, que descubren los cambios en la interpretación de los colores. Por tanto, colores atravesados por relecturas religiosas, de poder, de desarrollo industrial, culturales, populares o de roles de género y sus nuevas concepciones son los protagonistas del espacio. Este se llena de indumentaria litúrgica o militar del siglo XIX, piezas de modistos como Balenciaga o Elio Bernhayer, obras de arte contemporáneo de Yves Klein y Esteban Vicente hasta cartelería de propaganda o vinilos y cómics.

Finalmente, se dedica un espacio a la psicología del color, la cual analiza cómo nos comportamos ante los distintos colores y qué emociones nos suscitan. La percepción de ellos es una de las bases habituales sobre las que se asientan disciplinas como el arte, el diseño, la arquitectura, la moda o la publicidad. Dicha idea es definida por la Teoría del color de Goethe, una aproximación tiznada de valores románticos y subjetivos. Aquí, destacan la instalación inmersiva del estudio Onionlab y los retratos de la serie The Warmth de la artista italiana Roselena Ramistella. El resultado es una propuesta que busca “abrir más preguntas que ofrecer respuestas”, indican los comisarios, María Santoyo y Miguel A. Delgado. A lo que añaden que “cada uno encerramos nuestra propia relación, única e intransferible, con el color que nos rodea”. Y es precisamente esta relación invisible la que se hace tangible en esta exposición.
 

DATOS DE INTERÉS
Título: Color. El conocimiento de lo invisible
Artista: varios
Comisariado: María Santoyo y Miguel A. Delgado
Lugar: Espacio Fundación Telefónica
Fechas: del 16 de junio de 2021 al 09 de enero de 2022
Horarios y tarifas: consultar
Precio [entrada a exposición]: gratuita
Últimas entradas de SFF Magazine (ver todo)