Rosana G. Alonso
Conecta
Últimas entradas de Rosana G. Alonso (ver todo)

Ken Loach vuelve a reafirmarse como la voz política más severa y audaz del cine británico y en ‘Sorry we missed you’ le toma el pulso a la precariedad laboral de la economía gig

Sorry We Missed You | StyleFeelFree
Fotograma de Sorry We Missed You | StyleFeelFree

Hasta Yo, Daniel Blake (2016) Ken Loach llevaba algunos años en los que empezaba a dar señales de cierta astenia. Echábamos de menos su fuerza dramática unida a su compromiso social y político con el presente, del que dejó constancia en películas insignia del cine social británico más comprometido, aparcado tras Felices dieciséis. Ahora, por si las dudas, vuelve a demostrar que sigue estando en forma, observando los avatares del mundo actual con Sorry we missed you. Si bien, reproduciendo el mismo patrón de su anterior largometraje, lo cual le quita un poco de frescura a una cinta, no obstante, impactante y directa. En su nueva producción vuelve a Newcastle, al nordeste de Inglaterra. Vuelve a enfocar el argumento en el terreno laboral, después de la gran crisis de 2008. Y vuelve a implicar al espectador al máximo exigiéndole una solidaridad emocional que rastrea los vínculos sociales existentes en las nuevas sociedades que estamos construyendo. Aquí, con la economía gig como punto de partida para una autoexplotación que robotiza lo humano.

En Sorry we missed you Ricky y Abby son una pareja estable que apenas tiene tiempo de estar juntos o de dedicarle la atención que necesitan sus dos hijos menores. Retratada como una mujer compasiva, Abby trabaja a destajo como cuidadora de personas dependientes, generalmente ancianos. Tiene un turno frenético porque en un mismo día visita varias casas. Por eso, cuando su marido le propone vender su coche para poder pagar el primer plazo de una furgoneta nueva que necesita para empezar a trabajar como repartidor, la idea no acaba de convencerle. Aun así, aceptará y ello le permitirá a Ricky comenzar una nueva vida laboral. Decidido como está a cambiar su suerte, el héroe moderno comienza su epopeya. En su mente, una idea fija. Trabajar lo que sea necesario para poder ahorrar lo suficiente y recuperar así el sueño postergado de meterse en una hipoteca. Sin embargo, las condiciones laborales que acepta acabarán llevando a la familia a una crisis difícil de sobrellevar.

Ante las vicisitudes por las que vemos que pasan los protagonistas de Sorry we missed you, como espectadores no podemos dejar de sentirnos interpelados

El mundo que retrata Ken Loach en su último proyecto nos resulta demasiado familiar, aunque también es cierto que la ley de Murphy ayuda a incentivar el drama. Todo lo que podía salir mal, saldrá mal en un corto espacio de tiempo. A pesar de ello, se evidencia imprescindible para concienciar al espectador del esquema que están adoptando compañías como Glovo, Uber o Deliveroo, que favorecen un modelo que deja a sus trabajadores muy desprotegidos. Ante las vicisitudes por las que vemos que pasan los protagonistas de Sorry we missed you, no podemos dejar de sentirnos interpelados. ¿Cómo no vernos retratados o ver retratadas a personas con las que nos cruzamos todos los días? Son los llamados falsos autónomos o los autónomos a secas que se sobreexplotan para mantenerse a flote en una sociedad hiperconsumista. Desprotegidos por los gobiernos, su vulnerabilidad no pasa desapercibida en sociedades diseñadas para el confort.

La fuerza interpretativa del elenco de personajes que configuran este retrato de época es formidable. De hecho, el impulso de la película, como ocurrió en Yo, Daniel Blake con un Dave Johns glorioso, es el equipo actoral que da veracidad a una trama ágil pensada para crear lazos de empatía. En estas dos últimas propuestas del británico la compasión, más característica del cine de Mike Leigh que de un Loach generalmente aséptico y contenido en su observación de los hechos, es uno de los puntos álgidos que involucra al espectador, casi, hasta exigirle cuentas por lo que ve. Pero ocurre una cosa, si en su anterior filme nos pilló desprevenidos, en este ya vamos precavidos. Sabemos lo que nos espera, y aunque el relato es desgarrador, aguantamos mejor el aguacero, lo cual nos permite reflexionar con más sobriedad. Entonces, nos percatamos de algo esencial. La verdadera revolución está en lo cotidiano. Si todos paramos, y no solo un día, el mundo cambia.
 

Tráiler de Sorry We Missed You | StyleFeelFree Youtube

 

SINOPSIS
Ricky y Abby forman una pareja estable, con dos hijos menores, que tienen el sueño de poder comenzar a pagar una hipoteca. Para ello Abby lleva un tiempo trabajando como cuidadora de personas dependientes y Ricky está decidido a comenzar de autónomo, como repartidor de paquetes. Sus trabajos son agotadores y acaban por no tener tiempo para su vida familiar. Ante esta situación, su hijo adolescente empieza a mostrar un comportamiento rebelde que busca llamar la atención de unos padres ausentes.
FICHA TÉCNICA
Título original: Sorry We Missed You
Duración: 100 minutos
Dirección: Ken Loach
Guion: Paul Laverty
Fotografía: Robbie Ryan
Diseño de producción: Fergus Clegg
Dirección artística: Julie Ann Horan
Vestuario: Jo Slater
Música / banda sonora: George Fenton
Montaje: Jonathan Morris
Reparto: Kris Hitchen, Debbie Honeywood, Rhys Stone, Katie Proctor, Ross Brewster, Charlie Richmond, Julian Ions, Sheila Dunkerley, Maxie Peters, Christopher John Slater, Heather Wood
Distribuidora en España: Golem Distribución
Fecha de estreno en España: 31 de octubre de 2019
FESTIVALES Y PREMIOS
Festivales:
Festival de Cine de Cannes (2019): Sección Oficial
Nominaciones:
Chicago International Film Festival (2019): Nominada a Mejor Película
Hamburg Film Festival (2019): Nominada a Mejor Película
Premios:
Festival de Cine de San Sebastián (2019): Premio del Público a Mejor Película Europea
Chicago International Film Festival (2019): Premio a Mejor Actriz (Debbie Honeywood)
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2019 con valoraciones de películas