Los días que vendrán | La vida pasando por encima del cine

Carlos Marques-Marcet cierra su trilogía sobre la pareja con la impetuosa Los días que vendrán, una película en la que se enfrenta a un abanico de cuestionamientos sociales a partir de la gestación de una pareja de treintañeros

Los días que vendrán | StyleFeelFree

Fotograma de Los días que vendrán | StyleFeelFree

En un tiempo en el que el cine de ficción está cuestionando su posición y acercándose cada vez más a lo documental, Los días que vendrán, la tercera película de la trilogía de Carlos Marques-Marcet sobre la dificultad de formar vínculos de unión duraderos en las sociedades actuales, sobrepasa el imaginario cinematográfico para abrazar la vida en el sentido más literal posible. A medio camino entre la ficción y lo documental, la última entrega de este tríptico arrasa barriendo fronteras entre lo políticamente correcto y el despropósito de saberse cliché, sin limitación alguna impuesta por la propia realidad. Marcet consciente del reto que suponía colarse en el embarazo de la pareja que forman Maria Rodríguez Soto y David Verdaguer, actor con quien ya había trabajado en el resto de sus largometrajes planteados para la gran pantalla, se deshace de todas las limitaciones que implica estar tras las cámaras como un director de orquesta que espera un resultado exacto de cada decisión que toma.

Y así ocurre lo inesperado. La vida recreándose, tomando forma. E igualmente, resolviéndose de forma natural y desvelando los secretos de todo proceso creativo. Hay una evolución enorme, consciente o no, entre las dos anteriores películas de Marcet, 10.000 km y Tierra firme, y esta última. Los días que vendrán, título que claramente marca incluso la forma de trabajar, explora la franqueza de los vínculos entre millennials hasta el límite y cierra así el círculo con un broche de oro. Lo que ocurre es que el catalán se deja seducir aquí por el propio acontecimiento, y al mismo tiempo, consigue atraparlo porque sabe de su efimeridad. El embarazo real que va transformando el cuerpo de Maria Rodríguez sirve de vehículo para contar algo aparentemente tan monótono como es la vida de una pareja en el proceso que les lleva a ser padres por primera vez. Algo que forma parte de la cotidianidad en un estado puro, se transforma, en cambio, en algo completamente revolucionario.

A saber. Porque en el cine no estábamos acostumbrados a que un tema como el embarazo ocupase toda la narrativa. Porque además siempre se ha tratado desde un punto de vista matizado por unas expectativas ideales. Y porque, a fin de cuentas, Los días que vendrán se sirve de todo esto para hacer una exposición abierta sobre la pertinaz crisis económica, impuesta por el sistema neoliberal en el que estamos inmersos; la vida en pareja actual contemplando los nuevos paradigmas de género y como se organizan en los espacios íntimos reales; y desde un punto de vista más amplio, la familia como eje que sigue perpetuando, de padres a hijos, los mismos modelos sociales.

Los días que vendrán se sirve del proceso real de gestación de Maria Rodríguez Soto para hablar de distintas crisis sociales

Aunque Marcet sobrevuela este último posicionamiento y finalmente contempla el nacimiento del bebé desde la mirada de su actriz principal, poniéndose en su lugar, y viviendo la experiencia a través de su experiencia positiva de la maternidad, el trabajo de campo que hace es propio de un etnógrafo que se sabe responsable de todo un entorno al que mira con curiosidad, registrando los rasgos distintivos que componen las costumbres que reproduce el género humano. Hay mucha humanidad en toda esta forma de observar. También hay que reconocer que el mérito lo tiene además de Marcet, unas condiciones óptimas para que todo saliese a pedir de boca, incluyendo el hallazgo de la cinta de VHS que los padres de Maria Rodríguez conservaban sobre el nacimiento de su hija. Pero nada hubiese servido de gran ayuda sin la química real entre los dos protagonistas que conforman una pareja absorbida por la actuación de Maria, descubriéndose como una actriz con gran determinación para la construcción de un personaje absolutamente complejo y arrollador. A partir de aquí, habría que estudiar la viabilidad de seguir con la historia, en el transcurso del tiempo, al modo de Boyhood de Linklater, o tomando como ejemplo el documental, Strnadovi (La historia de un matrimonio) de Helena Třeštíková.
 

Tráiler de Título película | StyleFeelFree Youtube

 

SINOPSIS
La relación que tienen Vir y Lluis se ve sobrepasada cuando después de llevar tan solo un año juntos y compartiendo apartamento, ella contempla la posibilidad de haberse quedado embarazada. A partir de este momento se suben en una noria en la que los propios acontecimientos les marcan el ritmo a seguir. La decisión de traer un niño al mundo es un giro enorme que podría llevarles a su primera crisis seria como pareja.
FICHA TÉCNICA
Título original: Els dies que vindran / Los días que vendrán
Duración: 94 minutos
Dirección: Carlos Marques-Marcet
Guion: Clara Roquet, Coral Cruz, Carlos Marques-Marcet
Fotografía: Álex García
Dirección de producción: Mayca Sanz, Sergi Moreno
Dirección artística: Anna Pons-Formosa
Vestuario: Vinyet Escobar
Música / banda sonora: Maria Arnal
Montaje: Óscar de Gispert Zegrí, Ana Pfaff, Carlos Marques-Marcet
Reparto: Maria Rodríguez Soto, David Verdaguer
Distribuidora en España: Avalon
Fecha de estreno en España: 28 de junio de 2019
FESTIVALES Y PREMIOS
Festivales:
IFFR Rotterdam (2019): Sección Oficial – Tiger Competition
Premios:
Festival de Málaga (2019): Biznaga de Oro a Mejor Película Española, Biznaga de Plata a Mejor Dirección, Biznaga de Plata a Mejor Actriz (Maria Rodríguez Soto), Premio del Jurado Joven, Premio SIGNIS
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2019 con valoraciones de películas
Rosana G. Alonso

Rosana G. Alonso

Alma mater de StyleFeelFree. Alquimista de sueños rotos, esperando que amanezca | Twitter