Frágil equilibrio | La esperanza del caos

Frágil equilibrio no es un documental que hace grandes revelaciones. Ahí está precisamente su fuerza, en la capacidad de articular, de forma contundente, lo que está pasando ahora ante nuestros ojos, la vida

Frágil equilibrio | StyleFeelFree

Fotograma de Frágil equilibrio | StyleFeelFree

SINOPSIS
A través de tres historias que se desarrollan en España, Tokio y alrededores de la valla de Melilla, el documental Frágil equilibrio traza un mapa del mundo actual . El hilo conductor lo articula el político José Mujica, ex-Presidente de Uruguay, abordando cuestiones universales que giran en torno a algunas de las grandes pandemias contemporáneas. Entre otros temas la cinta busca dar contenido a conceptos como la globalización, la crisis, la inmigración o la alienación.

Hay documentales absolutamente reveladores que nos descubren realidades que no conocíamos y documentales que no siendo tan reveladores, acaban por resultarnos más significativos porque ponen voz a las voces interiores propias, que salvo en circunstancias de urgencia, no reconocemos. Frágil equilibrio  se ubica como un documental oportuno porque no revelando nada que no conociésemos ya, en cambio, sitúa al caos real que conforma nuestras vidas o las vidas ajenas inmersas en la misma espiral de dominación, con la determinación del discurso de José Mujica. El político, guía del recorrido en su conjunto, trata de explicar dicho caos reubicándolo en el punto que le corresponde para que seamos capaces de verlo con la perspectiva del otro, que también es el yo.

Frágil equilibrio  podría haber recurrido a más voces de pensadores humanistas que desmembraran los razonamientos de Mujica, pero no parece tan necesario cuando sus palabras responden contundentemente a la pregunta esencial a la que se trata de dar respuesta en el documental. ¿Hacia dónde se encamina la humanidad? Asimismo, bien se podría haber incidido también en otras formas de vida, en alguna que otra ciudad más de las que aparecen en el filme, vislumbrándose así la disparidad de cotidianidades, que en cambio se proyectan a un mismo fin. No obstante tampoco se estima determinante cuando las imágenes que pasan ante nuestros ojos, rodadas en varias partes del planeta, están perfectamente acopladas a la espléndida música de Zeltia Montes y el emotivo discurso de José Mujica, con lo cual las tres historias protagonistas se manifiestan reflejadas como ejemplos, con voz, que dan énfasis a la cuestión original, al mismo tiempo, planteada desde un escepticismo impetuoso y una esperanza de cambio.

La supervivencia. Vivir, y por el contrario, únicamente sobrevivir. ¿Qué sentido cobra sobrevivir, si no hace sino incrementar el imparable proceso neoliberal del que hemos empezado a ser conscientes plenamente con la entrada en el siglo XXI? ¿Dónde está la libertad cuando las decisiones que tomamos son mínimas, mientras nuestra identidad ha dejado de pertenecernos? ¿Cuándo seremos conscientes de que las pequeñas cosas, los pequeños gestos, cuando se hacen repetidamente, sirviendo de ejemplo, cambian significativamente la realidad? Tan frágiles como somos, tan vulnerables, y al mismo tiempo, piezas imprescindibles pero dúctiles, de un puzle en el que contribuimos. El caos consciente y consecuente con una vida razonada, es la única baza que nos queda.
 

Tráiler de Frágil equilibrio | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Frágil equilibrio
Duración: 81 minutos
Dirección: Guillermo García López
Guión: Guillermo García López
Fotografía: Pablo Bürmann
Música / banda sonora: Zeltia Montes
Montaje: Guillermo García López / Victoria Lammes
Localizaciones: Madrid, Melilla (España), Monte Gurugú (Marruecos), Tokyo (Japón), Los Angeles (USA), Mexico DF, Hong Kong, Doha, Chile, Londres, Motevideo
Fecha de estreno España: 23 de diciembre de 2016
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter