No me pises que llevo chanclas

Del “no me pises que llevo chanclas” recordando al grupo musical de pop humorístico acuñado como agro-pop en los 80s al mírame bien, que llevo chanclas. Desde que Adidas sacara al mercado en el año 1972 el modelo “Adilette” de chancla deportiva unisex para deportes especialmente acuáticos con sus identificables tres líneas, hasta hoy, convertidas en reclamo de trendsetters. Por el camino se quedarán en el olvido diseñadores que ya trataron de introducirlas hace más de una década. Pero es ahora cuando el boom ha calado. Las tendencias en la era digital estallan como la pólvora. Y si en el verano pasado ya veíamos como las chanclas se subían a las pasarelas de moda femenina, las tendencias para hombre que recientemente hemos podido ver en las últimas fashion weeks de Londres, París y Milán, también se apuntan a esta corriente introduciéndolas para vestir con trajes y provocando una nueva actitud más relajada y por qué no, más chulesca. Así que tendremos chanclas para rato. También de diseño, hay que dejarlo claro. Si primero fueron las hawaianas y luego las crocs como estandarte popular del no-estilo, ahora las grandes casas del lujo también se han apuntado a introducirlas como complemento must del momento. Pero incluso con unas básicas, la cosa funciona.

Street style de la “London Men’s Fashion Week” por Adam Katz Sinding para W magazine.
Street style con Birkenstock sandals. Fuente: camilleovertherainbow.com
De izq a dcha: Marni, Junya Watanabe y Phillip Lim. Tendencias hombre para primavera 2015
De izq a dcha: Joseph (Resort 2015), Acne Studios (pv 2014) y Phillip Lim (pv 2014)
De izq a dcha: Ermenegildo Zegna, Givenchy y Prada. Tendencias hombre para primavera 2015
De izq a dcha: Christian Wijnants, Marni y MSGM. Tendencias mujer Resort 2015
Fuente: Tumblr
De izq a dcha: Raf Simons (primavera 2015) y Bernhard Willhelm para Camper (pv 2014)
Xo & Yu

Xo & Yu

Predicción de #tendencias #Moda y análisis de [contra]tendencias desde una visión que atiende lo identitario que marca el cambio social. Visto, luego [soy]