White God | La rebelión de los oprimidos

Alegoría social, ‘White God’, del húngaro Kornél Mundruczó, consigue revolver al espectador en la identificación con el otro

White god | stylefeelfree

Fotograma de White God | StyleFeelFree

A medio camino entre el drama, el género de aventuras y el gore retratado en la venganza, el húngaro Kornél Mundruczó consigue con White God hacer evidente el mensaje que profetiza. Nada más gráfico y efectivo que una manada de perros sedientos de venganza simbolizando al oprimido. Con la entrada del siglo XXI, el cine que está llegando de Europa del Este alimenta discursos más revolucionarios y sociales, que han conseguido desplazar a un segundo plano al cine realizado en la Europa imperial. Este desplazamiento lo avala también White God por la originalidad de la propuesta y la empatía que proyecta, consiguiendo revolver al espectador en la identificación con el otro. En este caso, el otro, aunque también pudiera ser el yo, lo personifica un perro que acaba siendo el guía de una manada de perros —alegoría social— que busca en la venganza el único camino viable de subsistencia, si no de existencia.

White God es fácil de asumir. Evoluciona rápido y su relato no dista mucho de géneros populares, pero estos recursos son sólo una forma de hacer evidente un trasfondo social de gran calado, que da lugar a muchas interpretaciones y puntos de vista. Kornél Mundruczó parte de la idea de lo social contemporáneo a través de una mirada a su Hungría natal ,que se puede extrapolar al resto de Europa. Las desigualdades están generando un sistema de castas que encuentra su fundamento en un sistema global que no hace sino incrementarlas. Los perros aquí, concretamente los que no son de raza, representan las minorías, los parias sociales, aquellos a los que hay que domesticar o sacrificar. El mensaje que se evidencia, el epílogo de esta fábula es que “si no nos preocupamos, las masas se alzarán algún día” anota su realizador que ha participado también del guión junto a Kata Wéber y Viktória Petrónyi.

Hay otro importante y nuevo matiz en la historia. Si partimos del género de aventuras juvenil, como podría interpretarse este relato, el protagonista, el héroe capaz de afrontar los retos que le marca el guión, es esencial en la historia. Digo el héroe porque salvando algunas heroínas sexualizadas, no recuerdo que hasta ahora se haya recurrido a un personaje de carne y hueso —en la ficción hay alguno— en un papel que siendo contemporáneo, audaz y loable, contribuya a la igualdad de género. Adorable, mágica y cautivadora Zsófia Psotta en el papel de Lili, la joven que no se deja contaminar por el entorno y es capaz de mantenerse pura para obrar el milagro, contribuyendo a que la película sea una fábula moral, desde un posicionamiento efectivo, actual y coetáneo con la realidad más acuciante. Por esto, aunque hacia el final de la trama haya cierto ensañamiento que en lugar de subir el ritmo, lo baja; que también es comprensible en la evolución del género de venganza, desde su armazón moral y construcción de los personajes —impresionante el adiestramiento de los perros— se convierte en una cinta imprescindible y enérgica que dimensiona la realidad de los oprimidos, desde lo metafórico, para que nos veamos en ellos, a través de ellos; o simplemente, les veamos para que seamos capaces de comprender los hechos que desempeñan con perspectiva. Las acciones miradas con perspectiva se entienden. El dios blanco, ese al que alude el título (White god), no es otro que el privilegiado que usa su poder para oprimir al débil y ostentar más poder. Atención porque “la superioridad se ha convertido en el privilegio de la civilización blanca occidental y es casi imposible que no nos aprovechemos de ello” sentencia Mundruczó para explicar la base argumental de su primer experimento de maduración, según él mismo reconoce. Sabido es que está en la esencia del ser humano, el poder atrofia.
 

FICHA TÉCNICA
Título original: White God
Dirección: Kornél Mundruczó
Guión: Kata Wéber, Kornél Mundruczó, Viktória Petrónyi
Reparto: Zsófia Psotta, Luke y Body, Sándor Zsótér, Sándor Zsótér, Szabolcs Thuróczy, Lili Monori, Károly Ascher, László Gélffi, Lili Horváth
Fecha de estreno España: 19 de Junio de 2015
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2015 con valoraciones de películas
Rosana G. Alonso

Rosana G. Alonso

Alma mater de StyleFeelFree. Alquimista de sueños rotos, esperando que amanezca | Twitter