La recientemente estrenada ‘Saint Maud’ se suma a cierta corriente del cine contemporáneo que apuesta por el terror como medio y no como fin