Mohamed Hamidi en su ópera prima, ‘Mi tierra’, consigue transmitir una sinceridad que se percibe en el tono íntimo y ligero con el que aborda a sus personajes