Si entendemos ‘Madre!’ como alegoría de una coyuntura social en la que la mujer sigue sometida a un sistema patriarcal, es prodigiosa