¿Es factible lo lúdico como lugar de encuentro con el otro, cuando el grupo forma parte del mismo sistema que tratamos de superar?