Con un guion propio del género de serie B, ‘Big Bad Wolves’, de los israelís Aharon Keshales y Navot Papushado, se convierte en una delicia audiovisual que plantea muchos interrogantes