La artista inglesa Gill Rocca se acerca al realismo del cine y la fotografía, en una obra que experimenta con la idea de paisaje