Con un desenlace que sepulta el brillante comienzo, Jim Mickle en ‘Frío en julio’ arruina una película que genera unas expectativas que no se cumplen