Situados, uno frente a otro, a ambas orillas del río Yamuna, el Taj Mahal y el Fuerte Rojo de Agra escriben juntos uno de los relatos más fascinantes de la India