En su nueva performance, activación de su libro ‘All the Things I Lost in the Flood’ (2018) que pudimos descubrir en el Museo Reina Sofía, Laurie Anderson hace un barrido por su trayectoria artística para situarse, optimista, ante un presente contradictorio y desesperante