Dublín en blanco y negro fotografiado, con una cámara Bronica, por Soleir, un recorrido que nos regala algunas nebulosas y poéticas imágenes urbanas