9 meses… de condena | Salvados por un instante de caos

9 meses... de condena | stylefeelfree

Fotograma de 9 meses… de condena | StyleFeelFree

Albert Dupontel no solo dirige y escribe 9 meses… de condena! también comparte protagonismo tras la cámara con la actriz Sandrine Kiberlain [la jueza Ariane]. Él interpreta a un delincuente de poca monta [Bob] que, casualidades de la vida, se ve implicado en un atroz crimen. Al mismo tiempo, la jueza Ariane, de una moral intachable, descubre estupefacta que está embarazada cuando ser madre es lo último que se le hubiese pasado por la cabeza y no recuerda haber mantenido relaciones sexuales con nadie. Un vínculo parece unir a estos dos personajes tan dispares y con tan pocas probabilidades de que pudiesen conocerse, salvo, obviamente, en un tribunal de justicia. La historia, trazada como si se tratase de una obra shakesperiana, tratará de aclarar todas las incógnitas con ingenio, algunos recursos fantásticos y una dosis de humor negro con un toque gore en versión comedia, muy en la línea de Jeunet y Caro pero con un argumento bastante más comercial y predecible.

Dupontel, inspirado en el documental 10ª habitación, instantes de audiencia  ha querido realizar una cinta que, en clave de humor, tratase con delicadeza temas como la justicia y la injusticia hilando muy bien una serie de acontecimientos rocambolescos y circunstancias fortuitas a las que se verán sometidos unos personajes bien construidos que resultan simpáticos. Una película agradable de ver, que casi seguro arrancará más de una carcajada.
 

FICHA TÉCNICA
Título original: 9 mois ferme (9 meses… de condena!)
Dirección: Albert Dupontel
Guión: Albert Dupontel
Reparto: Sandrine Kiberlain, Albert Dupontel, Philippe Uchan, Nicolas Marié, Bouli Lanners, Philippe Duquesne, Gilles Gaston-Dreyfus, Michel Fau, Christian Hecq, Christine Garrivet
Fecha de estreno España: 11 de Abril de 2014
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2014 con valoraciones de películas
Rosa GA

Rosa GA

Aprendiza en el camino del conocimiento, observando como florece y se marchita la vida a cada paso que doy.